Los rugbiers condenados por asesinar a Fernando Báez Sosa en enero de 2020 en la ciudad balnearia de Villa Gesell, saldrán de la cárcel luego de que la Justicia haya fijado una nueva audiencia.   

Será el próximo martes 15 de agosto a las 11:00 y se tratará de la primera vez que saldrán de Melchor Romero después de haber sido encontrados culpables por el crimen.   

El abogado de los padres de Fernando, Fabián Améndola confirmó en diálogo con TN que es una audiencia para "detallar lo que ya se hizo por escrito".   

Según se supo, está previsto que ese martes los jóvenes sean trasladados desde la alcaldía de Melchor Romero al Tribunal de Casación, ubicado en la calle 43 de La Plata.   

En la resolución se pudo anunciar que el tribunal rechazó el pedido de la defensa de citar a declarar a la doctora Verónica Zamboni, Agente Fiscal del Departamento Judicial Dolores, a la doctora Olindi Huespi, Defensora Oficial del mismo Departamento Judicial y a Alejo Milanesi.   

"El ofrecimiento de prueba testimonial realizado por la Defensa no prospera pues en esta etapa recursiva se requiere -como exigencia dirimente de admisibilidad para el avance de toda articulación- que la parte interesada demuestre las circunstancias que tornarían atendible dicho ofrecimiento a fin de que esta Alzada pueda evaluar su admisibilidad supuesto que, en autos, se verifica incumplido", indica el informe.   

En este sentido, es importante destacar que Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Ciro y Luciano Pertossi fueron condenados a prisión perpetua por "homicidio doblemente agravado, por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía en concurso real con ideal con lesiones leves".   

En tanto, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi recibieron penas de 15 años de prisión por ser partícipes secundarios del mismo hecho.   

Días después de conocerse las condenas, todas las partes presentaron ante el Tribunal de Casación los pedidos de apelación.   

Tanto la fiscalía como la querella pidieron que los tres rugbiers condenados a 15 años de prisión también sean encontrados culpables por el homicidio y no por ser partícipes secundarios.   

Por su lado, Hugo Tomei, abogado de los jóvenes, solicitó que se modifique el delito a los que tienen la máxima condena ya que la muerte de Fernando Báez Sosa se relaciona a un "homicidio en riña".   

Con respecto a los de menor pena insistió en que debería ser absueltos.