Gabriel Carrizo, el jefe del grupo de vendedores de algodón de azúcar conocido como "los copitos", ampliará el próximo martes su declaración indagatoria en la causa en la que está procesado como partícipe secundario del intento de magnicidio contra Cristina Kirchner.   

Así lo resolvió la jueza María Eugenia Capuchetti –de turno durante la feria judicial de enero-, quien aceptó un pedido de postergación formulado por el abogado de Carrizo, Gastón Marano.   

La ampliación de indagatoria, ordenada por la Cámara Federal al sólo efecto de informarle a Carrizo sobre la aparición de nuevas pruebas en su contra, estaba prevista para hoy.   

La jueza aceptó el pedido de postergación y fijó la nueva fecha para el martes 10 de enero a las diez de la mañana.   

Carrizo es uno de los tres detenidos por el intento de homicidio contra la vicepresidenta ocurrido el 1 de setiembre del año pasado.   

Los otros dos son Fernando Sabag Montiel, quien gatilló el arma de la que no salieron los disparos, y su novia, Brenda Uliarte, presente en el momento de los hechos, ambos en calidad de coautores.   

La orden de ampliar la indagatoria de Carrizo la dio a fines del año pasado la Cámara Federal porteña, en una resolución en la que rechazó el pedido de Cristina Kirchner para que se agrave la situación de Gabriel Carrizo como "coautor" de intento de magnicidio e integrante de una asociación ilícita.   

Los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi sostuvieron que una eventual decisión de agravar la situación de los detenidos es resorte de la jueza Capuchetti –quien ya rechazó los planteos- y del fiscal Carlos Rívolo.   

No obstante, el tribunal le ordenó a Capuchetti que vuelva a convocar a Carrizo a indagatoria, para informarle sobre el hallazgo de nuevos chats de Whatsapp en su teléfono, que los abogados querellantes, José Ubeira y Marcos Aldazábal, consideran como nueva prueba de cargo.