Juntos lanzó su campaña confiado en la estocada final: para la oposición no hay “heladera” ni “plan” que salve al oficialismo

Por su parte, Alberto apuesta al trabajo territorial de los movimientos sociales y va por la épica.
El Canciller - Comentarios

Juntos lanzó su campaña rumbo al 14 de noviembre con el objetivo de mantener los números o incrementar la diferencia. Pretende repetir la foto o patear más lejos al Frente de Todos respecto al lugar que obtuvo en las PASO.

Primero, Diego Santilli y Facundo Manes se mostraron juntos en un mensaje de unidad en Tigre, acompañados también de Graciela Ocaña que irá segunda en la lista. El “Colo” apuesta fuerte al concepto de seguridad. Mostrar ese flagelo, que en la Provincia hace estragos, le dio resultado en las Primarias.

Otros temas a los que aludió fue la falta de empleo genuino y la pérdida de clases en los distintos niveles educativos. Santilli sabe que en la Ciudad de Buenos Aires el regreso a la presencialidad fue mucho más rápido que en la Provincia y eso marcó una desventaja. La baja de impuestos a las empresas también es un eje que Santilli remarca, algo que va de la mano con las propuestas de su rival, José Luis Espert.

En Juntos confían que las prácticas “clientelistas” del Gobierno no harán efecto. “Los argentinos sabemos que la dignidad no tiene precio”, expresó Graciela Ocaña.

Por su parte, Larreta acompañó en Córdoba a Luis Juez y a Mario Negri que presentaron la lista definitiva para noviembre. Su presencia no es en vano. El jefe de Gobierno porteño empieza a encaminarse como el líder de la coalición luego de su acierto en el armado del equipo para la Ciudad y la Provincia.

Para Larreta, su espacio está “muy cerca” de quitarle el quórum a Cristina. Y esa será la meta en estas semanas de campaña. Por eso, su propósito está en esa parte del electorado que se inclinó hacia los liberales. “Quien puede decir ‘basta’ al kirchnerismo es Juntos por el Cambio, por un tema de números, de cantidad de diputados”, justificó Larreta.

En el mismo sentido que Graciela Ocaña, el jefe de Gobierno porteño sostuvo que “la gente no come vidrio”. Y profundizó su explicación: “Aunque le ofrezcan un plan 15 días antes de la elección o porque le regalen la heladera, la gente tiene dignidad, no va a cambiar su voto por eso”, auguró.

El rol de la militancia popular

En el oficialismo empezaron con el operativo territorial para “dar vuelta la historia”. Ese fue el lema con el que se congregaron hoy en el estadio de Nueva Chicago unos 15.000 militantes de las organizaciones sociales. El principal orador fue el presidente Alberto Fernández, quien ya salió a la cancha con un paquete de medidas económicas como la suba del mínimo no imponible, el programa “Registradas” para el personal doméstico, los proyectos para convertir planes en trabajo genuino, la jubilación anticipada y, ahora, el complemento mensual para el salario familiar.

El Presidente plantea un trabajo de calle para los movimientos populares. Una labor que buscará implementar con fuerza en aquellos distritos peronistas del conurbano donde los resultados fueron adversos. ¿La tarea? convencer al enojado. Alberto sabe que la clave está en la Provincia de Buenos Aires, donde hoy separan cuatro puntos a su candidata Victoria Tolosa Paz de Diego Santilli.