Juega Schiaretti a dos puntas y se muestra con Scioli después de la foto ampliada de gobernadores

El Canciller - Comentarios

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, era el menos convencido de “los cuatro de la foto”. Aunque ayer estuvo en el encuentro en el que ese grupo se amplió a siete, el “Gringo” nunca estuvo cómodo con la idea de un peronismo roto en dos espacios. Después de la foto en la casa de Entre Ríos, en la Ciudad de Buenos Aires, esta mañana se mostró en Córdoba con Daniel Scioli.

Fue en el Centro Cívico, donde funciona la sede del Ejecutivo de esa provincia. En rigor, se trató de una invitación del cordobés al bonaerense para conocer la política deportiva del gobierno provincial (Scioli preside la comisión de Deportes de Diputados). Según indicó uno de los colaboradores del exgobernador a El Canciller, fue una reunión “muy cordial” en la que “hablaron un poco de política y de cómo ven el panorama nacional”. “Hay que buscar la unidad del peronismo y Daniel está trabajando para eso”, remarcó.

Schiaretti tiene, en este momento, dos frentes abiertos. Por un lado, es parte de la construcción de un “peronismo alternativo” a Cristina Kirchner junto a Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto y Sergio Massa, a quienes ayer se sumaron Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Juan Manzur (Tucumán).

Enfrentado con Macri, busca Schiaretti nacionalizar el PJ cordobés de cara a 2019

Por el otro, debe resolver el destino del PJ provincial tras la muerte de José Manuel De la Sota. El “Gringo” tiene la misión de refundar Unión por Córdoba, el partido fundado por el “Gallego”, que antes del accidente que le costó la vida había iniciado conversaciones con dirigentes del kirchnerismo cordobés. El gobernador tiene, ahora, la misión de mantener unido al partido, por eso no se siente cómodo con la idea de enfrentarse directamente con Cristina Kirchner y es el único de “los cuatro” que no habla públicamente de excluirla de las PASO.

En las últimas horas, el cordobés hizo un movimiento concreto: el acuerdo entre el massismo, el kirchnerismo y el peronismo federal en Diputados le dio un lugar como suplente en el Consejo de la Magistratura a Martín Llaryora, su exvice. El radicalismo provincial respondió a tono con el nacional y denunció un “acuerdo espurio entre Schiaretti y Cristina Fernández de Kirchner”.