Jubilados sin cobrar y una Justicia con problemas técnicos

Con el fuero de seguridad social colapsado, y las dificultades del teletrabajo, los jubilados y sus abogados buscan que se haga efectivo el pago de sus juicios.
El Canciller - Comentarios
@Gustavo Vega Muy clara la nota. Es...

Mientras que la pandemia avanza sin límites, la cuarentena obligatoria limita a la mayoría de las actividades, inclusive a la Justicia. La Corte Suprema extendió la feria hasta el 26 de abril, aunque hay juzgados de turno en cada fuero. En el caso de la Seguridad Social, los adultos mayores esperan cobrar sus juicios de reajustes de haberes contra la ANSES.

Esta semana, los empleados se bajaron el sistema del Poder Judicial (Lex 100) para trabajar desde sus casas. Hasta el momento, solo funcionarios y magistrados son quienes están trabajando con normalidad. El resto de los integrantes del organismo lo hacen “como si fuera feria judicial de verano o invierno” sostienen. Esto se debe a que solo pueden “despachar resoluciones, pero la firma no se confirma hasta el primer día hábil”. Es decir, las resoluciones de los juzgados (que no están de turno), no se publican hasta que termine la cuarentena.

“No libran transferencias a favor de los jubilados porque no están contemplados en la acordada 9/2020 de la Corte, que refiere al el pago de juicios de alimentos, indemnizaciones por despido, accidentes de trabajo o de tránsito, explica la abogada previsionalista, Lucila Celestino.

Jubilados y pensionados esperan cobrar en los bancos. Foto: NA/ JOSE LUIS PERRINO.

Celestino precisa a El Canciller que “la Corte excluyó el pago de los reajustes contra la ANSES. Es decir, los jubilados no pueden cobrar, pese a que es el sector de mayor vulnerabilidad y los juicios tardan muchísimo en finalizar”.

La experta considera que ANSES debe pagar, ya que es “una cuestión alimentaria” y la plata ya está “depositada en las cuentas judiciales, solo falta transferir el dinero al jubilado”.

“Esta semana nos rechazaron una transferencia y la habilitación de la feria, diciendo que no está en la acordada 9”, cuenta la letrada a El Canciller. A sus colegas también “les rechazan abrir la feria en otros casos”.

Además de la falta de pagos para los adultos mayores, tampoco sus abogados cobran los honorarios. Y agrega: “No pueden olvidarse de los jubilados. Usan la planta de ANSES para otras cosas, y no para pagarles a los ancianos”.

Un adulto mayor se protege en Quilmes. Foto: NA/ JOSE LUIS PERRINO.

La abogada del mismo fuero, Silvina Arcano coincide en que no autorizan las transferencias. Aunque hay algunos juicios que se abonan. “Esta semana se pusieron en pago los reajustes aprobados dos meses atrás, saqué turnos en los bancos para que les transfierán el dinero a la cuenta de los jubilados”.

Sobre la habilitación de feria explica que “tarda casi una o dos semanas en que se provea un escrito”. La abogada dice a El Canciller que “ANSES está habilitando la clave para trabajar con el Sistema de Expedientes Electrónicos y los juzgados ya están trabajando con el mismo”.

Casos habilitados

Por estos días, el juzgado de turno es el N°9, a cargo de la jueza subrogante Silvia Saino. “Está trabajando hasta las 23 hs. por la gran cantidad de presentaciones”, sostiene Fernando Strasser, juez subrogante de la Cámara, sobre su colega.

“La Corte en la ‘acordada 9’ indica cuatro para que ante los jueces naturales (ante quienes tramitan las causas), se habilite el tratamiento”, explica el camarista a El Canciller. Fuera de estos supuestos, hay otros casos en que se habilita la feria extraordinaria como cuando existe un problema de salud, la rehabilitación de beneficios (por ejemplo, la AUH), el pago de un retroactivo a una persona con una enfermedad grave o una hipoteca. “Ante estas situaciones, el juez de feria analiza trabajar el caso y decide sobre la habilitación pedida”, agrega.

La Cámara de Seguridad Social. Foto: CIJ.

La acordada de la Corte habla del pago de alimentos durante la feria, frente a los conflictos que se generaron, Strasser aclara que “cada juez natural hace la interpretación y aplicación de la acordada”.

Buscando resolver

“Pensamos en soluciones para esta situación todo el tiempo”, precisa el camarista. Y agrega: “Por ejemplo, la acordada habilita la feria para pagar honorarios cuando ya estén dados en pago, pero el problema radica en que no les podemos hacer los giros a los bancos y en papel tampoco se puede“, explica.

Ante esta situación, una opción es hacer oficios digitales firmados que les envían a un mail del banco y después la entidad financiera debe cumplir el pago. “Estos inconvenientes, las partes no las ven”, manifiesta. Sumado a esto, ANSES y PAMI trabajan con este fuero, pero ahora se encuentran cerrados por la cuarentena.

En lo que tiene que ver con el cumplimento de rehabilitaciones de beneficios, Strasser indica: “Anses y PAMI cuentan con una vía de acceso directo para atender esos temas, pero es limitado por el aislamiento obligatorio”.

Te recomendamos leer

El rol de la fiscalía

Patricio J. Torti Cerquetti, secretario de la Fiscalía N°1 que está de turno, explica en qué situaciones el Poder Judicial habilita la feria: “Las dos grandes cuestiones que nos llegaron son bajas de beneficios (tienen carácter alimentario) y casos vinculados a cuestiones de salud“.

Durante la primera semana de la feria tuvieron algunos “pedidos de los abogados para cobrar sus honorarios, pero fue complicado porque las entidades financieras estaban cerradas”. A su vez, el funcionario judicial aclara a El Canciller: “Los honorarios tienen carácter alimentario, por eso desde la fiscalía habilitamos los pedidos, pero al no funcionar los bancos no podían cobrar”. 

Entre los casos que se presentaron en este período hubo uno “muy particular” iniciado por la Red Asociación de víctimas de violencia y abuso sexual (Viva). “Pedían la inconstitucionalidad de un decreto que les impedía cobrar la Asignación Universal por Hijo (AUH) porque sus agresores (padres de sus hijos) tenían deudas con el fisco”, explica Torti Cerquetti. Por su parte, el juzgado les habilitó la feria y avaló que pudieran cobrar el beneficio.

Problemas técnicos

“La mayoría de los jueces y los funcionarios del fuero descargaron el sistema en sus computadoras para trabajar de forma remota, explica el camarista Strasser. Sin embargo, aclara que se presentan dificultades como invalideces o pruebas que no están cargadas (certificados o placas médicas) en forma digital. Frente a esos casos es necesario ver el expediente. Por este motivo, la Cámara autorizó a los jueces y funcionarios a ir a los juzgados a retirar las causas para resolverlas desde sus hogares.

Al comenzar la cuarentena de forma imprevista, en muchos juzgados quedaron escritos por agregar a los expedientes, que los abogados tenían pendiente cargar en el sistema. Estos hoy “se suben de forma errónea y esto dificulta enormemente el trabajo de manera digital”, aclara Strasser. “Hay que tener mucho cuidado al resolver porque muchas veces el expediente digital no coincide con el de papel, porque faltan subir escritos”, explica.

Trabajo remoto para los judiciales.

“Hay grandes inconvenientes que surgen al hacer teletrabajo por la infraestructura, el personal, lo informático y de ver un expediente que a veces es distinto al original, y porque hay que ver otras constancias de las causas al resolver o presentaciones que pudieran hacer terceros”, agrega.

La fiscalía al no tener el sistema del Poder Judicial, mantiene la comunicación con el juzgado de turno mediante correos electrónicos. “No podemos acceder a los amparos y a las medidas cautelares mediante consulta pública”, sostiene el secretario, Torti Cerquetti a El Canciller. Frente a ese impedimento “les es difícil dictaminar”. Tampoco pueden cargar los dictámenes, entonces los deben enviar al juzgado para que los suban al sistema.