Inversiones y negocios: avanza la Justicia de Uruguay sobre las empresas de Balcedo

Las dos últimas cajas fuertes que encontraron las autoridades del país vecino no tenían dinero: había inversiones en títulos bursátiles, más propiedades y anotaciones de sus negocios
El Canciller - Comentarios

Las últimas dos cajas fuertes que descubrió la Justicia uruguaya del titular del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme), Marcelo Balcedo, no tenían dinero: había inversiones en títulos bursátiles, más propiedades y anotaciones de sus negocios. Por eso, mientras la búsqueda de dinero y bienes continúa, el próximo paso de la investigación serán las empresas del sindicalistas en el país vecino.

“Cada caja que se abre, cada pista que se sigue, cada información que llega, deriva en una nueva arista a investigar”, le aseguró una fuente de la causa al diario El País de Uruguay. Lo que ahora quiere determinar la Justicia es qué nexos tenía Balcedo en aquél país. Hay quienes sostienen que la madre de Balcedo, Renée “Nené” Chávez, es quien tiene la “llave” del resto de las cajas fuentes, es decir, que conoce su existencia. Este dato lo siguen de cerca en la fiscalía.

Ante un inminente pedido de extradición por parte de la Justicia argentina, asoma una carrera contrarreloj que transita la fiscalía de Montevideo: deberá probar antes del 4 de febrero (cuando se cumplan los 30 días desde la detención del sindicalista) qué delitos cometió en aquél país. En caso de quedar formalizado – es decir procesado-, transladarán al sindicalista a una cárcel común.

“Están confundidos, piensan que todo es producto de ilícitos”, relativizan desde el entorno de Balcedo. Aseguran que lo encuentran “tranquilo” y que su “única preocupación” radica en la situación que atraviesan su esposa, Paola Fiege y los hijos que tienen en común. En el caso de Fiege, aseguran que está “sorprendida” por las cosas que publica la prensa.

Balcedo continúa detenido en la Cárcel Central de Montevideo. El emblemático edificio emplazado en el centro de la ciudad ya no es una cárcel “VIP” en sí. En el 2013 pasó a transformarse en un Centro de Diagnóstico y Derivación de personas procesadas. Su población carcelaria suele ser bastante heterogénea: por allí pasaron (antes de obtener la libertad provisional) desde el exvicepresidente de la Conmebol, Eugenio Figueredo hasta diferentes tipos de asesinos. No obstante, cada piso tiene niveles diferentes de peligrosidad. En el cuarto piso están los presos a los que un equipo técnico, que según el resultado derivan hacia la prisión que corresponda; en el quinto están los de alta peligrosidad y en el sexto los de baja peligrosidad.

Fiege en cambio pasó primero por la cárcel de Fray Bentos y luego terminó en el penal VIP de Campanero, departamento de Lavalleja. Allí también la población carcelaria es heterogénea: pueden convivir desde delincuentes de “guante blanco” a simples ladrón que está en proceso de rehabilitación. Las puertas de las celdas colectivas están abiertas todo el día. Entran y salen cuando lo desean, toman mate, pasean y también tienen derecho al uso de celulares, aunque de forma regulada.

.