Un juez belga imputó el domingo a cuatro personas por recibir presuntamente dinero y regalos de un Estado del golfo Pérsico para influir en decisiones del Parlamento Europeo, acusaciones que han causado consternación en Bruselas.

Los fiscales registraron 16 domicilios y se incautaron 600.000 euros (631.800 dólares) en Bruselas el viernes, en el marco de una investigación sobre blanqueo de dinero y corrupción .   

Seis personas fueron detenidas inicialmente. Cuatro han sido acusadas y dos puestas en libertad, dijeron los fiscales en un comunicado. No mencionaron a ninguno de los implicados.   

Los fiscales afirmaron que sospechaban desde hacía meses que un Estado del golfo Pérsico estaba intentando influir en las decisiones de Bruselas. Una fuente con conocimiento del caso dijo que el Estado era Qatar, anfitrión de la Copa del Mundo de fútbol.   

Un funcionario qatarí negó las acusaciones de posible mala conducta. "Cualquier asociación del Gobierno qatarí con las acusaciones denunciadas carece de fundamento y está gravemente mal informada", declaró el funcionario, que añadió que Qatar trabajó mediante un compromiso de institución a institución y en pleno cumplimiento de las leyes internacionales.   

El Parlamento Europeo declaró el fin de semana que había suspendido los poderes y deberes de una de sus vicepresidentas, la socialista griega Eva Kaili, a la luz de la investigación belga.   

El partido socialista griego PASOK declaró en un comunicado que expulsaba a Kaili de sus filas.   

No estaba claro si había sido imputada en el caso. Su oficina no respondió a las llamadas telefónicas ni a los correos electrónicos en los que se le pedían comentarios.   

Los fiscales también registraron el sábado el domicilio de un segundo legislador de la UE, sin detener a nadie. Marc Tarabella, miembro del Partido Socialista belga, confirmó que se trataba de su domicilio y que se habían llevado un computador y un teléfono móvil.   

"La justicia está haciendo su trabajo de recabar información e investigar, lo que me parece totalmente normal. No tengo absolutamente nada que ocultar y responderé a todas las preguntas de los investigadores", declaró en un comunicado.   

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, declaró a la televisión italiana Rai 3 que el caso parecía "muy grave".   

"Si se confirma que alguien recibió dinero para intentar influir en la opinión del Parlamento Europeo, será una de las historias de corrupción más dramáticas de los últimos años", añadió.   

El Parlamento Europeo tiene previsto votar esta semana una propuesta para ampliar la exención de visado a Kuwait, Qatar, Omán y Ecuador. Algunos legisladores han sugerido que se aplace el debate y la votación.   

(Reporte de Philip Blenkinsop; Reporte adicional de Andrew Mills en Doha, George Georgiopoulos en Atenas, Andreas Rinke en Berlín y Keith Weir; Editado en Español por Manuel Farías).