La guerra en Ucrania no se detuvo por Navidad a pesar de que el presidente ruso, Vladímir Putin, dijo que estaba abierto a las negociaciones, y su ejército lanzó más de 40 ataques con cohetes el día de Navidad, informó el lunes el ejército ucraniano.   

Tres militares rusos murieron en la madrugada del lunes al caer los restos de un dron ucraniano que fue derribado cuando atacaba una base en la región de Sarátov controlada por Rusia, informaron las agencias de noticias rusas basándose en información del Ministerio de Defensa.   

Se trata del segundo ataque contra la base en lo que va de mes.  

La base, cerca de la ciudad de Sarátov, a unos 730 km al sureste de Moscú y a cientos de kilómetros de las líneas del frente en Ucrania, fue alcanzada el 5 de diciembre en lo que según Rusia eran ataques de drones ucranianos contra dos bases aéreas rusas ese día.  

Reuters no pudo verificar inmediatamente estas informaciones.   

El domingo, Putin volvió a decir que estaba abierto a las negociaciones y culpó a Ucrania y a sus aliados occidentales de no entablar conversaciones, una postura que Estados Unidos había tachado anteriormente de pose ante los incesantes ataques rusos.  

"Estamos dispuestos a negociar con todos los implicados soluciones aceptables, pero eso depende de ellos; no somos nosotros los que nos negamos a negociar, son ellos", declaró Putin en una entrevista en la televisión estatal Rossiya 1.   

Un asesor del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo que Putin tenía que volver a la realidad y reconocer que era Rusia la que no quería conversaciones.   

"Rusia atacó sola a Ucrania y está matando a ciudadanos", advirtió el asesor Mijailo Podoliak en Twitter. "Rusia no quiere negociaciones, pero intenta eludir su responsabilidad".  

Rusia y Ucrania dicen estar abiertos a negociar, pero los bombardeos no cesan

La invasión de Ucrania por Putin el 24 de febrero —que Rusia califica de "operación militar especial"— desencadenó el mayor conflicto europeo desde la Segunda Guerra Mundial y el enfrentamiento más grave entre Rusia y Occidente desde la Crisis de los Misiles de Cuba de 1962.   

Los ataques rusos a las centrales eléctricas ucranianas dejaron a millones de personas sin electricidad, y Zelenski afirmó que Moscú tratará de que los últimos días de 2022 sean oscuros y difíciles.   

Rusia y Ucrania dicen estar abiertos a negociar, pero los bombardeos no cesan

"Rusia ha perdido todo lo que ha podido este año. ... Sé que la oscuridad no nos impedirá llevar a los ocupantes a nuevas derrotas. Pero tenemos que estar preparados para cualquier escenario", dijo en un discurso el día de Navidad.   

Ucrania celebra tradicionalmente la Navidad el 7 de enero, al igual que Rusia.   

Sin embargo, este año algunos ucranianos ortodoxos decidieron celebrarlo el 25 de diciembre y responsables ucranianos, entre ellos Zelenski y el primer ministro de Ucrania, felicitaron la Navidad el domingo..

Combates

.

El ejército ucraniano informó a primera hora del lunes de que las fuerzas rusas habían bombardeado en las últimas 24 horas decenas de ciudades en las regiones de Luhansk, Donetsk, Járkov, Jersón y Zaporiyia.   

"En la dirección de Jersón, el enemigo continúa bombardeando con artillería las zonas pobladas a lo largo de la orilla derecha del río Dniéper", dijo.   

Las fuerzas ucranianas lanzaron ataques contra casi 20 objetivos rusos.   

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo el domingo que su ejército había matado a unos 60 militares ucranianos el día anterior a lo largo de la línea de contacto Kupiansk-Lyman y destruido numerosas piezas de equipo militar ucraniano.   

Reuters no pudo verificar inmediatamente estas informaciones.   

El Kremlin afirma que luchará hasta conseguir todos sus objetivos territoriales, mientras que Kiev dice que no descansará hasta expulsar del país a todos los soldados rusos.   

A la pregunta de si el conflicto geopolítico con Occidente se acercaba a un nivel peligroso, Putin respondió el domingo: "No creo que sea tan peligroso".  

Ucrania y Occidente dicen que Putin no tiene justificación para lo que califican de guerra de ocupación al estilo imperial.

.

Misiles Bielorrusos.

.

Los sistemas de misiles tácticos Iskander, que pueden portar cabezas nucleares, y los sistemas de defensa antiaérea S-400, suministrados por Rusia, fueron movilizados en Bielorrusia y están operativos, según declaró el domingo un alto cargo del Ministerio bielorruso de Defensa.   

"Este tipo de armas están hoy en servicio de combate y están totalmente preparadas para realizar las tareas para las que fueron concebidas", señaló Leonid Kasinsky, responsable del ministerio, en un vídeo publicado en la aplicación de mensajería Telegram.   

No estaba claro cuántos de los sistemas Iskander habían sido desplegados en Bielorrusia después de que Putin dijera en junio que Moscú suministraría a Minsk con estos y con los sistemas de defensa antiaérea.   

Putin visitó Minsk el 19 de diciembre, lo que suscitó especulaciones en Kiev de que presionaría a Bielorrusia para que se uniera a una nueva ofensiva en su tambaleante invasión.   

El ejército ruso utilizó Bielorrusia como plataforma de lanzamiento para su ataque frustrado a la capital ucraniana, Kiev, en febrero, y en los últimos meses se ha producido una creciente actividad militar rusa y bielorrusa.   

Rusia y Ucrania dicen estar abiertos a negociar, pero los bombardeos no cesan

El Iskander-M, un sistema móvil de misiles guiados llamado "SS- 26 Stone" por la OTAN, sustituyó al "Scud" de la era soviética.  

Los misiles guiados tienen un alcance de hasta 500 km y pueden llevar cabezas convencionales o nucleares.  

El sistema S-400 es un sistema ruso móvil de interceptación de misiles tierra-aire capaz de atacar aviones, vehículos aéreos no tripulados y misiles de crucero, y tiene capacidad de defensa contra misiles balísticos terminales.