Interna en Cambiemos: presiona el radicalismo para llevar a Lousteau a unas PASO contra Macri

El Canciller - Comentarios

Después de 20 años sin protagonismo en la arena electoral de la presidencia, el radicalismo ve, en el presente, la posibilidad de volver a competir por el cargo máximo. El abanderado de la hazaña que quiere lograr la UCR es Martín Lousteau, ex ministro de Economía de Cristina Kirchner y ex embajador de Mauricio Macri en Estados Unidos.

En Casa Rosada lo califican de caprichoso por querer aprovechar el mal presente del máximo líder del PRO: Macri ostenta, a esta altura de su mandato y a un poco más de un semestre de los comicios, la imagen presidencial más baja. Sin embargo, la fantasía de Lousteau es mirada con buenos ojos por el seno del radicalismo, que hoy le pone condiciones al Gobierno para permanecer dentro de la alianza.

Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, ya adelantó que este año no competirá por ningún cargo en las elecciones. Pero el avance que propone el radicalismo la obligan a reconsiderar lo dicho. Su apoyo, a diferencia de -incluso- algunos dirigentes del PRO más duro, se agota en Macri.

Lousteau fue el ex ministro de Economía de Cristina que se afilió a la UCR en 2017. Dos años antes, había fundado su propio partido (Evolución) con el que casi impide la elección de Horacio Rodríguez Larreta como jefe de gobierno porteño pero, luego de perder, se sumó al macrismo como embajador en Estados Unidos.

En una entrevista en pleno viaje acompañando a Macri, Lousteau sostuvo que el macrismo no debería tener miedo a una interna. Desde el núcleo del PRO ya consideraban la posibilidad de que Macri compita en el espacio con el exministro, pero el intento de apurar la decisión no gustó. Aunque todavía no anunció ninguna candidatura, los mensajes que envió desde Nueva Delhi lo muestran predispuesto.

Por ahora, el macrismo no cree que los números de Lousteau sean importantes, pero sí busca evitar internas porque eso puede escindir al electorado del partido.  El avance de Cristina en las encuestas obliga al oficialismo a evitar toda fuga de votos.