Instalan cabina anti-estrés en plazas porteñas

El barrio porteño de Palermo fue la sede de un experimento con música y cachorros para estimular la relación de los transeúntes.
El Canciller - Comentarios
¿Qué necesita un porteño para relajarse en medio de su jornada laboral? Con tres paredes de vidrio, césped sintético, un puf y cachorritos, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires parece responder esta pregunta y quitar el estrés de los peatones que transitan cerca de la plaza Inmigrantes de Armenia. Mientras los usuarios se relajan y escuchan música a través de auriculares, pueden gozar de un espacio creado para la dispersión en medio de una de las plazas más concurridas del barrio palermitano. Esta “Cabina Anti-Estrés”, como la denominaron sus creadores, fue foco de atención por todos los transeúntes que pasaron por la zona durante su instalación y provocó una cataráta de tweets a favor y en contra del curioso proyecto.