Insomnio, ansiedad e impaciencia: la psiquis y el encierro

Una persona que pasa mucho tiempo aislada, puede sufrir diferentes sintomatologías. La palabra de los especialistas ante estas situaciones.
El Canciller - Comentarios

Por el momento, la cuarentena es el único método efectivo para prevenir el contagio del coronavirus. Todavía quedan unos cuantos días de aislamiento obligatorio y la psiquis puede verse afectada, momentáneamente, por el encierro.

En este aspecto, los terapeutas coinciden que es necesario seguir una rutina diaria para evitar exasperar. En diálogo con el El Canciller, el psicólogo y sexólogo especialista en vínculos, Mauricio Strugo indicó que “esta situación es anormal y como no estamos acostumbrados, las afecciones pueden empezar a los pocos días”.

Debido a la incertidumbre, el terapeuta enumeró que puede aparecer “algo de depresión, ansiedad, irritabilidad e impaciencia”. Todo esto puede llevar a “tener conflictos con sus parejas y con uno mismo. Aparejado se pueden presentar dificultades para dormir e insomnio”.

Por su parte, Eva Rotenberg, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y fundadora de una escuela para padres multifamiliar explicó, a este medio, que “no se puede generalizar”. Y agregó: “Depende la personalidad previa, si son muy ansiosas o con una gran tendencia a la acción, entonces necesitan mantenerse activos”.

De acuerdo con Strugo, esto tiene que ver con que “un poco somos hijos del rigor”. Debido al corte abrupto generado por la obligación de quedarse encerrado, el psicólogo sugirió mantener “una estructura que nos encuadre para poder transitar lo mejor posible”.

Rotenberg informó que “una amenaza que no se ve y la falta de claridad en cómo cuidarse, más que estar en su casa, puede ser un factor de mucha angustia”. Sería diferente para alguien que está acompañado o solo, ya que las relaciones influyen.

A raíz de la ansiedad, los trastornos del sueño y los cambios de humor son algunos de los factores que derivan en conflictos internos. La persona afectada “en vez de manifestar lo que siente empieza a pelearse con la gente que está a su alrededor”, comentó la psicoanalista.

Por otro lado, aquellos que están pasando la cuarentena solos, y pasan mucho tiempo encerrados “pueden tener dificultades, más adelante, para poder vincularse”, señaló Strugo.

Te recomendamos leer

En lo que se refiere a los síntomas, la psicóloga miembro de APA agregó que puede presentarte tanto la falta como el incremento del apetito. Igualmente que problemas de concentración y hasta fantasías catastróficas.

Enfrentar el aislamiento

El especialista en vínculos recomendó que el mejor remedio es “el aquí y ahora”. Las personas ansiosas “siempre están pensando en el futuro y les cuesta concentrarse en el presente”, definió el terapeuta.

Conservar la calma, no sobreinformarse, estar conectados de manera virtual con amigos y familiares son algunos de los consejos. Pero también es necesario “tener una rutina donde se incluya un momento para poder desenchufarse. Hacer deportes en casa y mover el cuerpo conecta con otro tipo de energía”, aconsejó Strugo.

Te recomendamos leer

Al mismo tiempo, Rotenberg sugirió que “es importante entender que esto va a pasar. La cuarentena no va hacer permanente”. A su vez, remarcó que es necesario “seguir con los horarios, no por quedarse en casa se deben perder las costumbres y organización del día. Eso tranquiliza mucho”.

De todas maneras, los analistas recomiendan que en casos donde la persona se vea superada siempre pueden realizar una consulta “para poder sobrellevar la situación”.