Insisten los empresarios con el Plan V pero Mariu se niega y se enfoca en la Provincia

El Canciller - Comentarios

Este martes María Eugenia Vidal estuvo en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), donde los empresarios la aplaudieron de pie a la espera de alguna referencia a su candidatura presidencial. Sin embargo, la gobernadora reforzó su discurso con un aire bonaerense y enfrió la idea del “Plan V”.

Con el foco puesto en su principal aliado, la obra pública, Vidal volvió a apelar a la estrategia de Jaime Durán Barba de cara a las elecciones de octubre: la profundización de la grieta.

En su papel de candidata para la reelección en Provincia, criticó al gobierno del exgobernador Daniel Scioli y aseguró que cuando en diciembre su gestión cumpla cuatro años, podrán hacer un buen balance “aunque sea un momento difícil”.

Sin embargo, el posicionamiento de la única oradora de la jornada desentonó con la creciente expectativa de los importantes empresarios que se encontraban en el Hotel Alvear, que buscaban un guiño en el impulso a su postulación como presidenta.

Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) y titular del CICyP, fue uno de los que se mostró esperanzado. Antes de la exposición de la funcionaria, aseguró que los desafíos de la mandataria de ahora en más serán los suyos y dejó ver la ansiedad de la comunidad empresaria por escucharla.

Funes de Rioja estuvo desde un principio estuvo ubicado en las cercanías de poder de Mauricio Macri, pero a través del tiempo dejó ver su descontento con los avances en ciertas políticas económicas. Ante los números desestabilizados de la Industria, que en febrero reflejaron una caída del 8,5% interanual y la baja del 0,4% en la capacidad instalada, que alcanzó su nivel más bajo desde 2002 con un 56,2%, dentro de un paisaje productivo con inflación, recesión y presión tributaria, el hombre de la UIA se muestra crítico.

Ahora, tras denostar el gradualismo, la falta de previsibilidad y el plan de congelamiento de precios de productos de primera necesidad, y con una larga espera para la aprobación de la reforma laboral, el empresario respalda a la gobernadora.

Según los sondeos, ella es la que mayor imagen positiva tiene en el oficialismo, y es una de los nombres más fuertes de la alianza Cambiemos en la opinión pública. Frente a la caída de la intención de voto de Macri y el avance sostenido de Cristina Fernández de Kirchner, muchos integrantes del Círculo Rojo siguen apostando a Vidal como candidata a relevar al presidente.

“Me siento parte de un equipo que tiene un enorme compromiso con la provincia. El único candidato definido es Macri y hay una candidata a gobernadora. Me siento muy cómoda en ese lugar”, puntualizó Vidal para intentar terminar con las suposiciones. Pero pese a las numerosas ocasiones en el que la gobernadora desestimó la posibilidad de llevar adelante el “Plan V”, los empresarios e inversores insisten.