“Inoportuna”, “sin consenso”, “avance histórico”: siete definiciones sobre la reforma judicial en la sesión del Senado

El debate se cerró en la Cámara Alta con el apoyo de la bancada oficialista. Para la oposición, la iniciativa "no le da respuestas a la gente" en medio de la crisis económica.
El Canciller - Comentarios

El Frente de Todos le dio media sanción al proyecto de reforma judicial esta madrugada en el Senado y ahora buscará transformarlo en ley en la Cámara de Diputados. Mientras se realizaba una protesta contra la iniciativa en las afueras del Congreso de la Nación, la vicepresidenta Cristina Kirchner abrió la sesión e informó que 40 senadores se habían anotado para intervenir.

La votación contó con el apoyo de 40 legisladores del oficialismo, quienes aprobaron sin problemas el proyecto por mayoría. En tanto, desde Juntos por el Cambio se rechazó la iniciativa con tres ejes: la “impunidad” que persigue el proyecto, las “dudas” sobre la creación de nuevos cargos en la justicia federal de varias provincias y la “falta de oportunismo” que acarrea la discusión en el contexto actual de la pandemia.

Las voces a favor

  • María de los Ángeles Sacnun (Santa Fe). “La situación de la justicia federal es grave, porque durante el gobierno de Mauricio Macri se instaló una mesa judicial como si fuera un extrapoder. Esa mesa fue parte de la reforma de facto que hizo Macri en este poder del Estado. A eso se le suma la doctrina Irurzun y los traslados de jueces sin el acuerdo del Senado, además del rol oscuro que ha tenido la AFI”, disparó.

Y agregó: “Hemos visto una oposición cerrada que no pretendió generar ningún mejoramiento o cambio del proyecto, que no estaba cerrado”.

  • Mariano Recalde (CABA). “Se hicieron cambios y concesiones, a pedido de los especialistas y de la oposición. Creo que esta ley va a salir por un consenso de la población. No es esta la oportunidad, tendría que haber sido mucho antes, la pandemia nos llevó a postergar esta promesa electoral. Y que estemos tratando este proyecto tan importante, no implica que el gobierno y el parlamento no se estén ocupando de otras prioridades. No es cierto que tratar esta ley implique postergar cuestiones más urgentes que esta“, apuntó.

“Es una ley que va a hacer más transparente y menos lenta a la justicia, más federal, que incorpora poco a poco la perspectiva de género en los tribunales”, añadió.

  • Roberto Mirabella (Santa Fe). “Se ha hablado mucho sobre la oportunidad y conveniencia de este proyecto y quiero decir desde mi provincia que es oportuno y conveniente. Necesitamos una modificación de la justicia federal para enfrentar el flagelo del narcotráfico“, aprobó.

Las posturas en contra

  • Laura Rodríguez Machado (Córdoba). “Este proyecto que hoy se somete a tratamiento es solo un engranaje más en todo un plan estratégico para manejar la justicia federal penal y avanzar hacia un sesgo de impunidad. No es un cambio para acercar la justicia a la gente en cosas del día a día”, lanzó. Y añadió: “Han estado negociando cargos en la nueva estructura judicial con algunos de los que se espera que voten a favor en la Cámara de Diputados”.
  • Esteban Bullrich (Buenos Aires). “Los senadores oficialistas saben tanto como nosotros que este no es el proyecto que empujaba tradicionalmente el Poder Ejecutivo, no es el que surgió de las ideas de Gustavo Béliz y Vilma Ibarra. Tampoco el de la ministra (Marcela) Losardo, que no lo defendió aquí. La misma vicepresidenta reconoció esta semana que esta no es la reforma que merecen los argentinos, entonces la pregunta es, ¿de dónde surge este proyecto?“, sentenció.

Y sumó: “Esta reforma fue pergeñada en los sótanos de la democracia. Queremos una reforma, sí, transparente, debatida y consensuada, no un engendro oscuro. En la Argentina están pasando cosas urgentes que parece que el Senado no reconoce. Seguimos discutiendo proyectos que no resuelven la angustia de la gente, y cuando las leyes no tienen las urgencias que la gente necesita, son leyes vacías”.

  • Silvia Elías de Pérez (Tucumán). “Nos estamos llevando puestos los principios republicanos. Este proyecto tiene la fascinación de poner jueces con la lapicera. Nos están proponiendo una cláusula mordaza para decirle a los medios de comunicación que se auto-censuren, porque no les van a permitir que muestren las cosas que se investigan en la Argentina. Parece que nos quieren decir ‘si hay corrupción, que no se note'”, fustigó.

“Esto pretende ser una intervención de los jueces, como cuando el presidente quiso tomar el control de Vicentin. Este proyecto me recuerda a la Ley de Amnistía de aquel septiembre del ’83: tiene el mismo fin, impunidad para todos y todas los responsables“, comparó.

Te recomendamos leer
  • Guadalupe Tagliaferri (CABA). “Hoy han tomado la decisión de priorizar una discusión que poco tiene que ver con el futuro. Es muy frustrante que en este contexto de la Argentina estemos debatiendo una reforma que no le da respuestas a la gente, tenemos que estar discutiendo con qué herramientas vamos a hacer que los chicos vuelvan a la escuela y no la abandonen. Estamos acá para dar las conversaciones que resuelvan las urgencias de la sociedad”, analizó.

Parrilli pidió modificar la cláusula sobre los periodistas

En su exposición, el senador neuquino aseguró que buscó “generar una discusión” en torno al rol de los medios de comunicación y su supuesta influencia en las decisiones del Poder Judicial. “El Presidente tenía razón sobre el artículo 72 inciso “E”, respecto a los medios: era sobreabundante. Pero el objetivo de tirar el anzuelo sirvió, se cumplió, porque todos se lanzaron y se prendieron, se tragaron la caña. Si me lo permiten, voy a hacer una propuesta alternativa de redacción que me han sugerido algunos asesores”, expresó.

Ante la mirada del resto de sus colegas, leyó en voz alta cómo quedaría ahora el controvertido inciso “E” del artículo 72 de la iniciativa: “Los jueces deberán dar estricto cumplimiento a comunicar de forma inmediata al Consejo de la Magistratura cualquier intento de influencia indebida, en sus decisiones, por parte de personas, grupos de poder, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole, y solicitar la protección inmediata para su resguardo”. “Le sacamos la palabra mediático que tanto susto les daba y tanto revuelo generó“, cerró.