Inmune a los cuadernos: alarma en el Círculo Rojo por el repunte de Cristina en la carrera hacia 2019

El Canciller - Comentarios

Cristina Kirchner es, sin dudas, la protagonista de la semana. Ayer, fue el centro de atención de la marcha en reclamo de su desafuero y alentando los allanamientos a sus domicilios, en el marco de la causa de los cuadernos.

Hoy, a su vez, estará nuevamente en el centro de la escena cuando el Senado sesione para definir si habilita los allanamientos que dispuso el juez Claudio Bonadio. A pesar de ser el centro de las críticas y acaparar los flashes del Grupo Clarín, su imagen no cayó e incluso recuperó algunos puntos según la mayoría de las encuestas.

Por eso, en un contexto adverso, pero con señales alentadoras que llegan desde las consultoras, la posible “amenaza” de CFK para el 2019 alarmó al Círculo Rojo, que ya empezó desde los medios a ubicarla en un lugar de debilidad y precipitar el principio del fin de su ciclo político.

Por su parte, el periodista Luis Novaresio fue a fondo contra la expresidenta en su columna en Infobae: “Volvió hoy a chocarse con la realidad. Negó, pero pudo más la evidencia. Su carta al jefe de bloque de senadores del PJ allanándose a los allanamientos (sic) es el reconocimiento a la verdad que hasta quince minutos negó con énfasis”.

“Esa negación huele a soberbia de quien cree que es el poder. Quizá lo sea. Sin embargo, es el reconocimiento bien explícito de la debilidad del que se sabe acorralado”, agregó, en referencia a la figura de Cristina, vigente en las urnas a pesar de las causas judiciales y con un nivel de aprobación que preocupa en los pasillos de la Casa Rosada.

En La Nación, Joaquín Morales Solá no es tan explícito en su análisis, aunque si deja al descubierto el lugar en el que debería estar Cristina: en prisión. “¿Por qué Cristina Kirchner tiene privilegios que no tendría un argentino común ante una investigación de la Justicia?”, se preguntó, y se sumó al pedido de miles de ciudadanos que ayer exigieron quitarles los fueros que impiden que vaya a la cárcel.

Carlos Pagni, en cambio, alertó por la adhesión a la expresidenta, aunque reconoció que la cosa puede cambiar a la hora de la elección: “Lo que parece ser todavía un ancla en la cual sostenerse es que Cristina tiene un número de votos, 30%, que fuera de la campaña es más de lo que tiene cuando aparece en las urnas”.

Lo cierto, entonces, es que el Círculo Rojo no es ajeno al protagonismo de Cristina. Incluso algunos sectores del establishment utilizan a CFK en el centro de escena para forzar la grieta y animar las chances de un Mauricio Macri que pierde terreno en las encuestas pero que sigue siendo el político con mejor imagen junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.