Incumple el Gobierno con los plazos del FMI y pide un “perdón” a la espera de US$10.800 millones

El Canciller - Comentarios

El detalle de la agenda del Fondo Monetario Internacional en Argentina reveló que las autoridades económicas del Poder Ejecutivo le pidieron un nuevo “weiver” (perdón) a la entidad internacional. A menos de un año del préstamo, el FMI deberá realizar la tercera revisión de las cuentas públicas nacionales para liberar la transferencia del cuarto desembolso que, de ser aprobado, será de u$s 10.800 millones.

Según consignó el diario Cronista, dentro de la agenda se lee que, además de la tercera revisión, se abordará la “solicitud de waiver sobre la aplicabilidad de los criterios de rendimiento, revisión de las garantías de financiamiento y solicitud de modificación de los criterios de rendimiento”.


Roberto Cardarelli, titular de la misión del FMI en Argentina

En concreto, en su agenda del 5 de abril, el FMI enumeró: “La tercera revisión en virtud del Acuerdo Stand-By, solicitud de exenciones (waiver) de la aplicabilidad de los criterios de rendimiento, revisión de garantías de financiamiento y solicitud de modificación de los criterios de rendimiento”.

Desde la entidad monetaria hicieron trascender que el pedido del weiver se debe a la falta de disponibilidad de los datos de marzo de las metas fiscales, algo que ya había ocurrido durante la primera revisión. Para el FMI, los datos preliminares indican que las metas se cumplirán, pero la información concreta no estará disponible en el momento en que se lleve adelante la reunión con las autoridades argentinas.

Desde el ministerio de Hacienda, según aseguró el diario La Nación, el pedido de este “perdón” se debe a “cuestiones puramente técnicas” y a la “falta de algunos datos” reclamados por el organismo sobre las metas fiscales del cuarto trimestre de 2018 (las que debían revisarse, según la tercera auditoría) y del primero de 2019 que exigió ver el FMI en febrero pasado. Como algunos datos no estaban disponibles en la fecha de la visita del FMI (que estaba programada para marzo), se pidió un aplazamiento para presentarlos.

El atraso en la reunión llevó al FMI a pedir los datos fiscales correspondientes al primer trimestre del 2019, por lo que el Gobierno debió pedir un “waiver de aplicabilidad técnica”, según señalaron desde Hacienda. Las metas fiscales podrían estar levemente peor de lo esperado ya que la recaudación viene siendo significativamente menor por la recesión económica.

La recaudación es menor a la esperada por Hacienda y por el equipo del italiano Roberto Cardarelli, pese al superávit del primer semestre. Algunos sectores muestran leves repuntes, pero la mayoría están apenas encima del 30%, muy por debajo de la inflación acumulada de los últimos 12 meses, que rodea el 50%.