Impacta el “cisne negro” de Wall Street en los bonos de Caputo y retrasa aún más la “lluvia de inversiones”

El Canciller - Comentarios

La teoría del “cisne negro” es una metáfora que describe como un evento de muy baja probabilidad tiene un impacto potencialmente enorme. Eso es lo que parece haber ocurrido en Nueva York. En un colapso histórico, que no se veía desde el 2011, El S&P, El índice Standard & Poor's 500 (Standard & Poor's 500 Index), cerró en -4.10% y significó un deja vu del último cimbronazo bursátil. A escala local, además del efecto arrastre que provoca sobre el Merval, impacta de lleno en el endeudamiento que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri.

¿Por qué? va a ser más caro colocar deuda en una situación en la que los bonos argentinos no son tan requeridos. También impacta en la “lluvia de inversiones” que busca desde hace dos años Macri: los proyectos de inversión van a pagar un sobrecosto si los dólares vienen a estas cosas (en donde se tiene en cuenta el riesgo país y una tasa mayor por encima del rendimiento de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años).

“Es un problema para un país como Argentina, que vive de prestado”, dijo ayer mañana Willy Kohan en Radio Mitre. Guido Lorenzino de la consultora ACM analizó la situación: “Que suba el rendimiento de los bonos estadounidenses encarece el financiamiento de empresas y países”, le dijo a Clarín.

Un gradualismo “más” caro

En la city sostienen que la jugada del ministro de Finanzas, Luis Caputo, fue “astuta”, cuando se anticipó al cambio de liderazgo en el Sistema de la Reserva Federal (FED) al colocar en enero $9.000 millones y alivianar el rojo en la “caja chica” del Gobierno. Este “crack” puede correr el eje del gradualismo que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri.