Ideas para vestir que los hombres deben adoptar

El Canciller - Comentarios
@adidas unisex-child mens KXQ15 Fortarun Spider Elastic
@
@
@
@Dise?o de la Primera Mujer de Cuero Piel de Vaca Bolso de Mano Simple Bolso de Mano Multifuncional Mochila (Brown)

La semana de la moda masculina recorrió las ciudades más importantes del mundo para decirle a los hombres lo que deberán usar durante el próximo invierno. Los varones promedio de nuestro país suelen usar uniforme: jean y remera o camisa para trabajar, short de fútbol para el fin de semana. Cuando hace frío, la campera inflable que Uniqlo logró que se venda hasta en los supermercados, y no mucho más. Sin llegar a recrear los looks de pasarela, que sabemos tienen mucho de espectáculo de variedades, algunas ideas de moda se pueden sacar de esta catarata de desfiles que pudimos ver por internet y redes sociales.

El concepto principal que viene pisando fuerte en las últimas presentaciones tiene que ver con el gender fluid: la ropa y los accesorios ya no son más de chica o de chico. De hecho, muchos diseñadores decidieron no presentarse en esta oportunidad, abrazando la nueva corriente de realizar desfiles mixtos. En ese sentido, aquel capítulo de Friends en donde Joey se enamoraba de una cartera y era objeto de burlas parece una escena de la edad media comparado con las propuestas actuales. Los accesorios, de los que los hombres no son muy habitués, entran en esta nueva propuesta innovadora de las capitales de la moda: bolsos y carteras en materiales y formatos históricamente asociados al uso femenino, lentes con apliques, medias hasta las rodillas con zapatos de traje, cinturones, pañuelos al cuello y joyería.

Louis Vuitton presentó una versión del modelo petite malle bag pensada para hombres, una pieza similar a los antiguos baúles de viaje de la firma, y también bolsos cruzados, bolsas de viaje y el clásico shopper. Dries Van Noten hizo lo suyo al presentar una serie de mini bolsos cruzados de tira fina y estampa de piel de serpiente. Además de los bolsos, se hizo mucho hincapié en la cabeza al presentar diversas variedades de gorros como pilusos, viseras, gorros de lana, pasamontañas, sombreros cowboy y capuchas.

En cuanto a la ropa, las colecciones presentadas son una oda al hombre informal. Sí, hay pantalones de traje y sacos de corte impecable, pero se combinan con zapatillas y sweaters de colores vibrantes. No hay mucho azul y gris otoñal aunque sí bastante negro, blanco y marrón. Pero la paleta es protagonizada por los pasteles y los cítricos: mucho rosa, amarillo y naranja para el hombre moderno. Es cuestión de animarse combinándolo con colores neutros para bajarle el precio.

Los toques deportivos se cuelan no sólo en el calzado sino también en las camperas tipo bomber y en los pantalones deportivos, como los de Stella McCartney, que van con tapados de paño o sweaters escote en v. Los buzos y las remeras ya no son de algodón sino de seda, como ofrecieron Louis Vuitton y Dolce & Gabbana.

El clásico abrigo de invierno se reemplaza por un buen piloto de goma, un tapado larguísimo en rojo o azul francia, o una campera inflada en amarillo patito, como la de Maison Margiela; el ruedo de los pantalones sube para que se vea el tobillo, un gesto bien italiano (con medias o sin). Se suma una prenda muy poco explotada como es el overol: el clásico enterito de mecánico de autos ahora es chic, señores, como el que propuso la firma italiana Marni. En los pies, para no vivir y morir en zapatillas, se suman los imponentes y masculinos borceguíes de cuero, no solo en negro y marrón sino también en blanco o celeste.

Los chalecos vuelven a ser tendencia, de lana y en combinaciones de colores inesperadas como celeste y rojo, según la propuesta de Kenzo, o sobre camisas floreadas, como subió Dior. La silueta es radical: bien al cuerpo o extra grande.

El escocés es favorito, pero con un twist: en colores brillantes o combinado con otras estampas, como hizo Fendi con sus camperas rompevientos. La clave es salir un poco de la zona de confort y hacerse eco del clima de época, que flexibiliza las reglas e invita a divertirse. Si no están muy seguros, vean el cierre del desfile de Dolce & Gabbana en donde el cantante Maluma hizo bailar a los ricos y famosos de Milán al ritmo de Felices los 4. En esta época, vale todo.