Homofobia, racismo y armas: Jair Bolsonaro, el candidato que se encamina hacia la presidencia en Brasil

El Canciller - Comentarios

Jair Bolsonaro se encamina a ser el próximo presidente de Brasil. Con una alentadora primera vuelta, el candidato de derecha superó ampliamente en las urnas a Fernando Haddad y, salvo un milagro,el balotaje de hoy lo dejaría como el primer mandatario del país más importante de la región. Bolsonaro tiene un prontuario de frases polémicas que provocó el temor de toda la región sobre sus posibles años de gestión.

“No te voy a violar porque no te lo mereces”, es una de las tantas frases “célebres” del diputado de ultraderecha que no tiene pudor en declararse públicamente machista, homofóbico, racista y defensor de la Dictadura Militar (1964 – 1985).

Sorpresivamente, con estas características el militar retirado que se presenta para el Partido Social Liberal (PSL) logró una gran elección en la primera instancia y su 46% obtenido lo deja casi asegurado el triunfo en el ballotage.

Dentro de los cientos de discursos que ha dado en sus siete mandatos como parlamentario, algunas perlitas destacan para entender cómo piensa el “preferido” de la población tras la baja de Lula Da Silva de las elecciones.

“Sería incapaz de amar a un hijo homosexual, preferiría que muera en un accidente”

Los afrodescendientes no hacen nada, creo que ni como reproductores sirven más“, expresó Bonsonaro en una entrevista donde le consultaron qué pensaría si uno de sus hijos se enamorara de una persona afroamericana. “No pasará porque están muy bien educados”, agregó.

Tampoco estaría contento si uno de su familia se emparenta con una persona descendiente de los pueblos originarios: “Indios hediondos, no educados y no hablantes de nuestra lengua”.

“Sería incapaz de amar a un hijo homosexual, preferiría que muera en un accidente a que aparezca con un hombre con bigote por ahí”, dijo, en una de sus declaraciones sobre la homosexualidad.

Poco conciliador, su estrategia para tratar con las villas de emergencia sería bombardearlas y eliminarlas. “Primero desde un helicóptero se tiran volantes y folletos, dándole seis horas a los delincuentes para entregarse y aleccionando la delación de los pobladores. Cumplido el plazo, si no se entregan los bandidos, se ametralla el barrio pobre desde el aire”, tuvo el coraje de decir en el Parlamento brasilero.

La popularidad que alcanzó Bolsonaro en los últimos meses lo llevó a conseguir un buen porcentaje (48%) en primera vuelta que lo deja al borde del triunfo en el ballotage.