Home office vs. oficina: el 56% de los argentinos prefiere un mix de teletrabajo y la modalidad presencial

La pandemia puso en jaque a los puestos de trabajo. Algunas empresas ya incorporan la gestión de emociones para cuidar a sus empleados.
El Canciller - Comentarios

“Trabajar en casa facilita hacer ciertas cuestiones, tener más tranquilidad y utilizar menos el transporte público. Por otro lado, es importante mantener el contacto con los compañeros de forma presencial, sobre todo porque está bueno explicar algunos temas cara a cara”, dice el productor televisivo de Rudamacho, Juan Cutuli.

El aislamiento obligatorio modificó la modalidad de trabajo y muchos trabajadores experimentaron por primera vez el home office. El 56% de los encuestados por Adecco Argentina sostuvo que trabajar desde el hogar fue algo totalmente nuevo.

A cuatro meses del dictado de la cuarentena surgen preguntas entorno al regreso a las oficinas pospandemia. ¿Será posible? ¿Qué prefieren los trabajadores? La misma encuesta arroja que el 56% preferiría hacer home office sólo algunos días a la semana, es decir, opta por un mix entre trabajo presencial y a distancia. Mientras que el 25% prefiere trabajar siempre desde su casa, y solo el 19% quiere volver a desarrollar su actividad laboral en el lugar de trabajo.

La mayoría de los trabajadores prefiere trabajar algunos días en la oficina y otros en su hogar.

“Sería ideal trabajar la mitad de la semana en la oficina y el resto en la casa. También es bueno que el empleado pueda elegir el tipo de modalidad”, explica la psicóloga Beatriz Goldberg. Y agrega: “Es positivo no quedarse totalmente recluido en el hogar y salir algunos días para ir al trabajo”.

Otro estudio realizado por la empresa de tecnología Accion Point también concluyó que el 37% de los consultados prefiere la modalidad combinada. Además, el 70% cree que el home office llegó para quedarse.

¿Más tranquilos en casa?

La comodidad y la tranquilidad del hogar pesan a la hora de preferir seguir trabajando en casa. La especialista reconoce que el regreso al lugar de trabajo también depende de cuan sociable sea la persona o de lo tranquilo que esté en su casa. Esto último vinculado al cuidado de los hijos. Seis de cada diez consultados considera difícil que hagan teletrabajo las madres y los padres.

“Hay cierto temor a volver a la oficina por la posibilidad de contagiarse y porque las personas se acostumbraron en estos meses a trabajar en su casa. El individuo es un animal de costumbre, aunque tiene el poder de reacomodación y de resilencia”, sostiene Goldberg.

Además, la experta destaca se puede dar el Síndrome de la Cabaña, el cual plantea que “la casa es como el útero, uno esta cómodo y seguro allí”. Y agrega: “Aunque tengas más trabajo en forma remota, muchos prefieren trabajar en esa modalidad para poder controlar el casa, los hijos y el trabajo al mismo tiempo”.

Reuniones virtuales de trabajo para mantener el contacto diario.

Seis de cada diez encuestados afirman que trabajan más relajados desde su casa que en la oficina.

Ahorrarse tiempo en trasladarse hasta el casa, evitar el uso del transporte público o largos trayectos hasta la oficina impactó en una mejor calidad de vida. La consultora de Recursos Humanos, Guadalupe Tisera, considera sobre este punto: “La dinámica cambió para los trabajadores que ya no toman dos colectivos o tardan una hora y media en la panamericana o en combinaciones de transportes. Además de una reconexión con la familia”.

“Hacer home office también sirve para dimensionar el trabajo que hacen las mujeres en la casa”, explica Tisera.

Trabajar en un espacio cómodo en casa es clave. El 47% tiene un escritorio y el 31% usa alguna mesa donde haya espacio. Frente a estos datos, el 17% utiliza cualquier espacio de la casa que le resulte útil y el 4% trabaja desde su cama o desde un sillón.

Te recomendamos leer

Disminución de costos y bonos por el home office

El lado B de hacer home office son los beneficios que dan algunas empresas. “Nos dieron un extra para pagar la comida en reemplazo del almuerzo que teníamos en el comedor de la oficina todos los días, dado que las compañías ahorran al no haber gente en la oficina”, explica Francisco Ferreyra, analista de cobranzas de L’Oréal.

Además, la compañía les envía desayunos a sus hogares: “Es un lindo gesto que tu empleador reconozca la presión con la que trabajas”. Otras compañías se hacen cargo de los gastos de luz y de Internet de sus empleados. Mientras que algunas dan bonos para que puedan comprar sillas ergonométricas o brindan las computadoras que estaban en las oficinas.

 

Los encuestados creen que el empleador debería dar para hacer home office: computadora (70%), Internet (56%), silla ergonométrica (33%) y/o el pago de la factura de luz (19%).

Sólo el 4% de los que hacen teletrabajo reciben de su empleador la cobertura de alguno de sus gastos.

Trabajo pospandemia

El 12% de los consultados considera que la compañía donde trabaja está implementando alguna medida para el regreso. “Las empresas ya están pensando en un plan de regreso después de la cuarentena, por eso hacen encuestas entre sus empleados. Sumado a que rompieron con los paradigmas del no se puede trabajar de forma remota”, explica la consultora de Recursos Humanos, Guadalupe Tisera.

En el sitio de El Canciller, el 50% de los lectores prefieren la modalidad combinada entre teletrabajo e ir a la oficina.

El 36% solo quiere trabajar desde sus hogares y el 17% prefiere ir hasta el lugar de trabajo todos los días. Para la experta en RRHH de la Universidad de San Andrés y la UADE, “las personas quieren tener entre dos y tres días de trabajo en la casa”. Esto mismo sostienen los cinco trabajadores consultados para la entrevista.

Trabajar en casa: ¿también poscuarentena?

Algunos trabajadores tienen miedo de volver al trabajo por el posible contagio de coronavirus. El 42% de los consultados por Adecco creen que el colectivo es el transporte público más inseguro por la pandemia. “Va a tenerse que replantearse una nueva dinámica laboral, coordinar determinadas funciones en la oficina y los equipos de trabajo se van a ver afectados al no trabajar todos juntos diariamente”, explica.

La pandemia revolucionó la manera de trabajar e introdujo el concepto de emociones.

“Las empresas están trabajando y yo dando talleres de gestión de emociones, para ver las nuevas herramientas que se deben adquirir y las formas a cómo adaptarse en este contexto”, dice la especialista. A su vez, hace hincapié en que las compañías están dimensionando el factor humano y tenga en cuenta: “cómo se siente el trabajador, a qué le teme y qué cosas le preocupan”.

Te recomendamos leer

Horario laboral ¿extendido?

“No hay límites para los horarios al hacer home office. La jornada laboral se volvió de 12hs”, afirma Nabila Badur, content manager en la agencia publicitaria Rekket Digital Hub. Los pedidos de los clientes a las 20hs, a través de WhastApp, se volvieron parte de su rutina. “También envían mensajes a las 22hs para decirte qué tenes que hacer a la mañana siguiente”, agrega.

Para la licenciada en Comunicación de la Universidad de Buenos Aires es fundamental “el contacto cara a cara”, ya que considera complejo el contacto diario “a través de un dispositivo para resolver distintos obstáculos”.

La experta Beatriz Goldberg explica que “la casa no tiene un límite, al igual que con la tecnología”. Sobre este punto sostiene que se puede trabajar sin límites de horarios, a diferencia de salir de una oficina a las 18hs y cortar con el trabajo.

Quedarse en casa para estar seguros.

“En tiempos normales, si te mandan fuera del horario laboral no exige la respuesta inmediata que presenta el mensaje por WhatsApp. Ahora uno siente que tiene que contestar rápido aunque sea fuera de la jornada de trabajo”, dice Goldberg.

En la misma línea, Juan Cutuli cuenta que los primeros dos meses de la cuarentena trabajó hasta cualquier hora. “Siempre había alguien del trabajo conectado para preguntarme algo”, relata. Ante esta situación incorporé prácticas para desconectarse del ámbito laboral. “Dado que todo gira alrededor del trabajo, cuando termino el horario guardo la computadora laboral en un mueble junto a la agenda. Así cierro el ciclo y sigo con mi vida, aunque sea en el mismo espacio”.

Los cierres que llevan los contadores Francisco Ferreyra, en L’Oréal, y Denise Daniel, en un estudio contable, los conducen a trabajar más horas de lo normal. “Al hacer home office estás más pendiente del trabajo y por eso laburás más de lo que deberías”, sostiene Denise.

La contadora egresada de la UADE sostiene: “Podes trabajar más y mejor desde tu casa”.

Para ella, el teletrabajo es más productivo porque ahorras tiempo de traslado, aunque reconoce que la interacción con los compañeros de trabajo es necesaria. Y afirma: “La tecnología va a fomentar más el home office, lo que permite no cumplir un horario laboral mientras se cumplan los objetivos. Hoy en día se puede flexibilizar más el trabajo, sobre todo para aquellos que tienen hijos”.

Creatividad vs home office

¿Qué sucede con el encierro y la creatividad? Dos de las consultadas, Laura Galante y Nabila Badur, creen que ir a la oficina impulsa mejores ideas, gracias al contacto con los compañeros de trabajo.

“Genera una sinergia de trabajo más creativa verse las caras”, dice la social media manager de la agencia Fdh de marketing digital, Laura Galante. La misma idea tiene Nabila: “Estar en casa todo el día hace que la creatividad se frustre un poco”. En su caso, generar contenidos digitales y estar lejos de los diseñadores que le arman las piezas vuelve más difícil las tareas.

Los consultados son jóvenes de entre 23 y 38 años que apuestan a un trabajo combinado entre lo presencial y lo remoto.