Granizo, recorte de vuelos y amenazas de paro: una semana caótica para Aerolíneas Argentinas

La compañía aérea sufrió la tormenta pasada con roturas en 13 aviones y tuvieron que suspender la venta de pasajes hasta el domingo. En medio de esta situación, se suma una medida gremial para Semana Santa.
El Canciller - Comentarios

Aerolíneas está en problemas. En una misma semana, surgieron dos problemas importantes. Primero, 13 aviones que se encontraban en el Aeroparque Jorge Newbery sufrieron roturas en sus chasis por el granizo que cayó sobre la Ciudad el miércoles pasado. Cancelación de vuelos, reprogramar otros y hasta tuvieron que suspender la venta de pasajes hasta el domingo para poder enmendar las consecuencias de la naturaleza.

Pero eso no es todo. En el medio de este conflicto, surgieron los rumores de un nuevo paro sindical para los feriados de Semana Santa, un boom turístico. Los seis gremios que integran el sector, aseguran que “hasta el momento no se tomó la decisión de realizar un paro para el feriado”. Sin embargo, el tema está latente y así lo expresaron en un comunicado.

El gobierno nacional promueve el ingreso masivo de empresas aerocomerciales, varias Low Cost como Fly Bondi, la cual presta un servicio deficiente y operativamente temerario, con el fin real y último de flexibilizar nuestro mercado laboral, quebrantando convenios laborales y devaluando normativas de seguridad, para potenciar la rentabilidad de quienes controlan ese negocio aerocomercial”, explica el texto firmado por Pablo Biró, titular de APLA, y que tiene el apoyo de los seis organismos.

La denuncia, que según los gremialistas, “es mucho más grave de lo que puede pasar con un paro en Semana Santa”, apunta a la política aerocomercial del Gobierno actual que estaría teniendo un efecto negativo sobre las empresas de bandera, Aerolíneas Argentinas y Austral.

Reclaman que “se reducen año a año drásticamente los subsidios, aunque provincias y municipios se los otorgan a empresas extranjeras, se autorizaron decenas de nuevas empresas a transportar pasajeros desde el interior del país al exterior, y a otras tantas aéreas se le otorgaron rutas que se superponen con las de cabotaje e internacional de ambas líneas aéreas públicas, quitándoles mercados e ingresos”.

Todavía no hay una confirmación oficial de si se realizará el paro, ni tampoco de qué consecuencias podría tener en el caso que se haga. Los pasajeros tendrán que estar alerta.

En cuanto al conflicto inesperado de la naturaleza, ayer se reprogramaron vuelos con destino a Tucumán, Salta, Bariloche, Río de Janeiro y Montevideo. El problema no es el arreglo de las naves, que en muchos casos ya está realizado, según informan de la compañía. El inconveniente que produce las demoras es que dichos aviones deben ser autorizados por la empresa Boeing, que recién llegará al país mañana. Una vez autorizados, tratarán de normalizar los servicios.