Gana terreno Horacio Reyser, el Canciller en las sombras

El Gobierno mandó a la cancha al ingeniero del ITBA y ex socio de Southern Cross Group para seducir a los reyes de Noruega y atraer sus inversiones por US$200 mil millones.
El Canciller - Comentarios

En la reunión con los Reyes de Noruega, el Gobierno mandó a la cancha a Horacio Reyser Traver, el Canciller en las sombras, para seducir a los visitantes y atraer sus millones de dólares en inversiones, una de las deudas más grandes del oficialismo.

Aunque posee un perfil bajo y rara vez suele estar en las primeras filas con funcionarios de peso, el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales abandonó el ostrascismo para presentarse ante los Reyes noruegos Harald y Sonja, y varios grupos empresarios que poseen poco más de US$200 mil millones para inversiones.

Durante la apertura del Seminario “Argentina-Noruega: una nueva asociación para la creación de valor agregado“, el ingeniero industrial del ITBA señaló que “Argentina ha tomado y continuará tomando acciones para ser un país confiable y transparente, con reglas claras para el comercio y la inversión”.

Este egresado de Harvard, padre de cinco hijos y fanático del rugby inició su carrera en el mundo privado en 1993 como asistente de la vicepresidencia de Ternium, una de las subsidiarias de Techint. Luego, tras asumir la dirección de Prosegur y luego de pasar a AliCorp, emigró a la petrolera CGC de Eduardo Eurnekián.

Sin embargo, el monstruo de su currículum vitae es otro: fue el CEO de Southern Cross Group, el mayor fondo de inversiones en Latinoamérica, que maneja cerca de US$2 mil millones. Ahí fue donde conoció al vicejefe de Gabinete Nacional, Mario Quintana, y su coequiper, Gustavo Lopetegui.

En diciembre de 2015, Reyser asumió como asesor de inversión extranjera del mismísimo Mauricio Macri, puesto en el que duró un año, ya que el Presidente decidió formalizar su cargo y desde el primer día del 2016 es parte del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina, la Cancillería de Jorge Faurie.