G20: Macri aterriza en Japón para ponerle la firma al acuerdo entre el Mercosur y la UE

El Canciller - Comentarios

Mientras en Argentina se cocina una intensa y polarizada campaña electoral tras el cierre de listas, Mauricio Macri aterrizó en Osaka, Japón, con el objetivo de sellar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Con el traje que mejor le calza, el de líder político internacional, intentará ponerle fin a largos años de negociaciones entre los bloques para alcanzar este ambicioso acuerdo comercial que involucra a más de 770 millones de consumidores.

Después de un par de horas del otro lado del mundo, el primer mandatario agendó una reunión con la titular del FMI, Christine Lagarde. El encuentro aún no tiene fecha ni hora, pero, desde Washington, lo confirmó Camila Andersen, la subdirectora del Departamento de Comunicaciones del Fondo.

Antes de ultimar los detalles de esta reunión, la entidad financiera organizó otras dos reuniones: Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, y Trevor Alleyne, representante residente del FMI, se reunirán con Alberto Fernández y Roberto Lavagna.

Este sábado, aprovechando su estadía en Japón, Macri, se reunirá junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en condición de presidente pro-témpore de Mercosur, para ultimar los detalles del texto final en el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

Sin embargo, hay incertidumbre sobre la definición del acuerdo. Principalmente, por ciertas inquietudes en el Viejo Continente: el malestar de varios países sobre los términos del acuerdo y las críticas de otros por la política implementada por Jair Bolsonaro en Brasil, configuró una fuerte tensión entre los países miembros de la UE.

Entre los puntos todavía quedan por resolver, hay cuestiones como las cuotas de exportación de productos como la carne y azúcar y, en general, las reticencias de países como Francia, que temen que el acuerdo de libre comercio perjudique a sus agricultores.

El texto se enfrenta también a la división entre europeos, con países reticentes como Francia y otros que quieren cerrar un acuerdo ya, como Alemania, beneficiada por las exportaciones de vehículos y maquinarias, y España, cuyo presidente, Pedro Sánchez, también estará en la cumbre del G20.