Fuerte y sorpresiva defensa de La Nación a Uber luego del guiño de la Justicia porteña

El Canciller - Comentarios

Tan solo un día después de que la Justicia porteña volviera a ratificar la legalidad de Uber, el diario La Nación realizó una defensa enfática de la empresa de transporte colaborativo y pidió por su regulación, al tiempo que rechazó el accionar de los sindicatos de Taxis.

El periódico, alineado con el reciente fallo judicial que le sugirió al gobierno porteño “aggionarse al uso de las nuevas tecnologías”, remarcó el contraste entre el innovador servicio que postula la plataforma digital y el arcaico sistema que presentan los taxis.

La empresa con sede central en Holanda viene pujando hace tiempo con el gobierno de la Ciudad por su regulación: previo a la sentencia del día de ayer, en donde se absolvió a un chofer al que le habían labrado una acta de infracción, los tribunales convencionales ya habían fallado a favor de Uber en seis de las ocho acusaciones que poseía en su contra.

Haciendo caso omiso a las resoluciones judiciales, la Legislatura porteña avanzó contra la empresa internacional -habilitada para operar en todas las grandes ciudades del mundo a excepción de Caracas y Buenos Aires- y aprobó una norma que establece mayores penas para los conductores que sean interceptados por agentes de tránsito en la vía pública: desde $200 mil en concepto de multas hasta la retención de la licencia de conducir.

El artículo de La Nación se constituye como una nueva defensa de los medios de comunicación audiovisuales hacia la plataforma digital. Un mes atrás, había logrado lanzar avisos publicitarios en canales de televisión, diarios de papel y hasta en la Superliga del fútbol argentino.

Uber, que tiene más de un millón de usuarios activos en el mercado -un récord en el continente- y fue habilitada para prestar servicios en la provincia de Mendoza, incorporó de manera reciente a la aplicación un centro de informacion de seguridad, que le permite a los usuarios configurar una lista de contactos de confianza para compartir los viajes así como tener contacto directo con el 911 en caso de sufrir una emergencia.

En esa línea, el matutino hizo hincapié en la “libertad de elegir” que debiera imperar en la Ciudad y enterró el trasfondo político implantado por los taxistas para desactivar una competencia leal.