Fractura en la CGT: sufre Moyano el abandono de sindicatos pesados y se desinfla la marcha del 22-F

La UOM y la Unión Ferroviaria se desmarcaron oficialmente de la marcha que lanzó el líder de Camioneros. El Gobierno lo sube al ring y comienza a ocupar el trono en el que solía sentarse CFK. Protestas, bloqueos y sabotajes de los "fieles"
El Canciller - Comentarios

A poco más de dos semanas de la marcha que lanzó el líder de Camioneros, Hugo Moyano, comienza a reconfigurarse el mapa sindical y no son pocos los conflictos que pesan sobre el enemigo n°1 del Gobierno por estos días: sufre la pérdida del apoyo de sindicatos de peso, como la UOM y la Unión Ferroviaria; la fractura de la CGT no hace más que dejarlo más expuesto; la frase  “le queda poco tiempo” abroqueló a todo el oficialismo detrás del Presidente luego de la ley antinepotismo y la Justicia sigue teniéndolo en la mira. Febrero se convirtió en un mes crucial para el futuro del sindicalista.

La reunión en la calle Azopardo que prometía encolumnar a todo el sindicalistamo detrás de Moyano para un ataque frontal contra el Gobierno no hizo más que desnudar la endeblez de la estructura de la CGT. Tras los cascotazos que se lanzaron el fin de semana dos de los triunviros, Carlos Acuña y Héctor Daer (uno calificó al otro de “carnero” y el otro le respondió que era un “desequilibrado”), tanto la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y la Unión Ferroviaria (UF) se desmarcaron de la marcha. Ambas tuvieron una salida elegante a la hora de explicar sus motivos: sin nombrar a Moyano, la consideran una “marcha sectorial”.

Quien analizó el presente del camionero fue el analista político, Sergio Berensztein: “El gobierno eligió a Hugo Moyano como enemigo, lo subió al ring y ahora ocupa el lugar que fue de CFK. ¿Por qué Moyano? Él se conecta con dos temas claves y necesarios para el gobierno (de cara a 2019): la reforma laboral y la cuestión salarial”. sostuvo en diálogo con Radio La Red.

El dardo venenoso que lanzó Moyano no hizo más que encolumnar a todo el Gobierno después de una semana compleja por el anuncio presidencial de prohibir las designaciones de familiares de funcionarios dentro de la administración nacional pública. “Un exabrupto parece poco. Creo que es la línea de una amenaza mafiosa, es un accionar que repudiamos profundamente como demócratas y como deberían repudiar todos los sectores políticos de este país”, sostuvo el jefe de Gabinete Marcos Peña.

Protestas, cortes y piquetes

Como si fuese un deja vu, volvieron las protestas de Camioneros. Un grupo de “fieles” autoconvocados bloquean desde el jueves la entrega de carga de otros transportistas en las terminales portuarias de Gran Rosario, Bahía Blanca, Necochea y Neuquén. El motivo formal de la medida es por el aumento en la tarifa de acopios de cereales, pero en la trastienda asoma una pregunta: ¿configura un ensayo y un mensaje hacia el Gobierno del daño que puede hacer Moyano si continúan cercándolo?