Fracasa el “plan Rial”: se convierte Palermo en tierra de nadie y expone a Bullrich el crimen del carnicero de Palermo

En el 2017, el robo al conductor en plena vía pública generó la "militarización" del barrio como respuesta inmediata. Ahora, con la muerte del empleado queda expuesta la fragilidad en materia de seguridad
El Canciller - Comentarios

El asesinato de Miguel Ángel Rodríguez (46), empleado de una carnicería del barrio porteño de Palermo, vuelve a poner en discusión la efectividad del “plan de seguridad” de la ministra, Patricia Bullrich, y del secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco. A fines de octubre, tras el robo que sufrió el conductor Jorge Rial, el barrio estuvo militarizado por poco tiempo, aunque sin resultados a la vista.

“Hasta el momento no sabemos nada.  Acá los sábados a la tarde son tierra de nadie. No sé si se resistio, o no. Había un cliente que lo asistió y llamó a la policía. Los delincuentes no tuvieron tiempo de robar nada”, expresó con amargura el dueño de la carnicería cuando llegaron los medios a la calle Arévalo. “Era un pibe muy querido en el barrio”, aseguró.  Rodríguez desde hacía un año que trabajaba en el comercio.

Todo ocurrió el sábado a las 17, en la carnicería San Francisco, en Arévalo 1483, cuando dos delincuentes ingresaron al comercio . El empleado intentó resistirse al robo y terminó con balazos de un arma calibre 22 y terminó muerto al costado del mostrador. Todavía no hay detenidos por el hecho, en el cual interviene la comisaría 31, quienes catalogaron como “homicidio en ocasión de robo”. Cuando llegaron al lugar dos ambulancias del Sistema de Atención Médicas de Emergencias (SAME), Rodríguez se encontraba ya sin vida.

Según los vecinos, dos hombres estacionaron un Chevrolet Corsa negro, que venía por Arévalo. Pararon en la puerta del negocio, bajaron con armas, amenazaron al empleado y lo obligaron a ingresar al comercio. Tras asesinarlo, regresaron al auto (en donde dicen que había otra persona de “campana”) y salieron a toda velocidad hacia Cabildo. No había efectivos de seguridad cercanos al comercio.

Una gestión poco efectiva

El barrio de Palermo parece ser tierra de nadie. Ya en octubre, el propio Rial lo denunció vía Twitter: “Hoy zona liberada en Palermo. Festival de chorros. Tres al hilo. Y me tocó a mí. Miren cómo actúan estos tipos”, escribió. Elípticamente se convirtió en funcionario, ya que, tras el hecho el ministerio de Seguridad porteño removió al titular de la comisaría 31, Claudio Pezzati. No obstante, los datos oficiales tampoco acompañan los cambios.

En diciembre, el gobierno de la Ciudad oficializó el panorama con el Mapa del Delito. Palermo, Balvanera y Flores conforman el tridente de barrios donde más hechos violentos ocurren. Según estadísticas del ministerio de Seguridad, durante el 2016 ocurrieron 185.425 hechos delictivos en la Capital Federal, 10. 415 más que durante el año 2016.