Flavio Azzaro: “TyC Sports armó No Todo Pasa para ganarle a Vignolo y después no se la bancó”

El Canciller - Comentarios

El mejor polemista de la televisión tuvo la semana pasada una sonada salida del programa de TyC Sports. “Vino el productor y me dijo que fue Angelici”, dirá a lo largo de la extensa charla que tuvimos con el ex panelista de No Todo Pasa. Los tópicos, variados: el oficio del panelista, cuánto le duelen las críticas, el rol del periodista partidario, que estar en pareja lo hace mejor persona. Frontal como pocos, algo que el público agradece.

Terminada la entrevista nos tomamos el subte C para ir a la radio: es una celebridad. “Andate Sampaoli”, “¿una selfie, Flavio?”, “Seguí así”, “Te banco Azzaro”, “Si mi novio sabe que te vi y no me saqué una foto, me mata”. Entre cuadros del Cilindro de Avellaneda, los Stones, Diego Milito, y El Indio Solari junto a Riquelme, una letra de La 25 escrita a lo largo de la pared del living, como un trapo de los que se llevan a la cancha, lo sintetiza: “Quise ser así como soy”. Bueno, así como quiso ser, con ustedes, Flavio Azzaro.

—Desde afuera pareciera que no te importa lo que opinan de vos, que sos polémico y te la bancás, ¿es tan así o debajo del personaje hay un Flavio sensible?
—Me pasó que algunos de mis compañeros, o ahora ex compañeros, cuando se veían involucrados en medio de una crítica masiva, me decían “me jode que me puteen, no sé cómo hacés vos para bancártela”. Y no, no es que no te hace nada. Tuve varios episodios a lo largo de mi carrera, fuertes, en los cuales buena parte del público me vino a buscar para pegarme. Eso es lo que te hace que estés un poco más curtido hacia el quilombo, cuando viene la ola de puteadas, como fue en este último Mundial la “Ola Messi” de puteadas. Pero no es que yo soy más guapo y me la banco porque voy al frente, no, no. Me duelen las puteadas, pero quizás las asimilo más rápido. Es como al tipo que le duele la espalda por cargar un camión, a los dos meses le duele menos, o distinto a lo que le dolió aquel primer día. Pero te duele la espalda igual, capaz que tu cuerpo ya está acostumbrado a ese dolor, pero el dolor existe, el dolor está. Interpretás más por qué te duele. Incluso podés empezar a capitalizarlo, podés empezar a mirar el lado positivo. Podés decir: “Me putean, pero al menos no pasó desapercibido”. Hasta podés analizarlo tranquilo y cambiar. Pero no cambiar por el susto. Al principio cambiás porque decís “no me gusta que me estén puteando, me asusta”. Pensás “lo que dije lo pienso de verdad para que me duela que me puteen”. Empezás a estudiar las formas. Que yo muchas veces digo algo que está bueno, pero la forma no. Analizás el contexto, mis compañeros, el programa, yo, error propio. Empezás a analizar más por qué te putean. Cuando te pasa muchas veces ya te vas dando cuenta que vos sos un tipo que vive en el conflicto.

—La capacidad para polemizar, ese vivir en el conflicto, es parte de tu trabajo, y, a su vez, es la principal razón por la que te contratan.
—Toda la vida fui muy de discusiones, hasta en la puerta del kiosco de mi mamá discutía, en el colegio, en las reuniones con amigos. Entonces es como que lo tengo medio estudiado, tengo ese entrenamiento. A veces utilizo formas que son medio traicioneras, meto puntadas en donde al otro quizás le da cosa meterse; a veces por, no sé, bondad, y a veces porque puede faltar creatividad. Es un poco choto el juego porque a veces los llevo a un terreno en el que sé que no van a poder jugar. Tengo una fatality, un toque medio traicionero. Pero me parece que he mejorado en mi rol. Y tengo mucho más por aprender. Podría decir las cosas de otra manera para que me genere menos conflictos. Yo creo que lo que digo está bueno. Y pienso que estaría mejor aún si lo dijera de otra manera. No creo que esté bueno el griterío en sí, sino lo que digo. Entonces si yo le mejoro algo podría estar mucho mejor. En ese sentido me ayuda cómo fui toda la vida.

—Una cuestión que en el fragor de las discusiones altisonantes se pierde es que sabés mucho de fútbol, recordás datos, nombres, y los usás eficientemente, no para quedar como un erudito, sino para ganar una discusión.
—Un programa de fútbol hablando de las tácticas, de estrategias, de cómo le pegó, yo lo hago y soy el mejor del mundo. Lo que pasa es que no me divierte hacer una hora y media de eso. Me divierte hablarlo acá con vos. Si me siento en Hablemos de Fútbol en ESPN no tengo dudas de que estoy a la par de cualquiera y por encima también porque consumo fútbol desde que nací, toda mi vida vi fútbol, juego bien. No veo mucho fútbol de Europa, pero me siento a ver al Borussia Dortmund contra el Leverkusen y a los 20 minutos te digo qué le falta al Leverkusen, qué tiene el Dortmund. No necesito ver toda la Bundesliga, porque además no tengo tiempo, como algunos que dicen que ven todo y ven los resúmenes y un partido entero, con suerte. Pero no me gusta hablar de eso en tele, siento que es menor el desafío, más fácil.

—Ahí te destacás porque sos un hábil polemista, y no hay muchos con ese talento.
—Pamela David me dijo algo que me quedó siempre en la cabeza: “Vos sos un jugador que cualquier conductor quisiera tener, porque vos jugás todas las pelotas”. Entiendo que hay temas que son más copados que otros. A ver, me copa más hablar de por qué Macri gobierna para los que más tienen, que de la separación de Matías Alé. Obvio que me divierte mucho más hablar de Macri. Y hablar de la separación de Matías Alé me parece una cagada, “déjenlo al pibe, ya está, se separó, déjenlo vivir tranquilo”. Me pongo más en el lugar de compañero. “Yo te quisiera ver a vos Pallares, que todo el mundo esté hablando de que te separaste de tu mujer, a ver cómo te manejarías”. Una bola hay que devolver, sino ponete tu programa loco. Vos estás laburando para un equipo. ¿Vos te pensás que al 4 le gusta sacar los laterales? No, pero juega de 4, juega por la derecha, la pelota quedó por derecha y tiene que sacar el lateral. Yo te la devuelvo. Bien o masomenos, pero te la devuelvo. No te dejo a gamba. Me gusta mucho el rol de panelista.

—Esta semana fuiste noticia, lamentablemente, porque te echaron de TyC Sports. Te llaman para que seas polémico, pero después no se aguantan la crítica, ¿cuál es límite?
—Es como cuando contratan a un técnico para que el equipo juegue de una manera y después lo echan porque juega así. Si me venís a buscar a mí, sabés qué vas a encontrar. Si vas a buscar a Bonadeo, sabés qué te va a dar. Si vas a buscar a Pipi Novello, sabés qué te va a dar Pipi Novello. El tema es que después banques al que llamaste. El canal dice voy a hacer un programa polémico. Y hay veces que esos cinco que sentaste en la mesa son mucho más polémicos de lo que vos creías. Esto no es con un joystick. Me causa gracia cuando vienen y me dicen “che, contame, ¿está todo armado?”. No puede estar todo armado porque no tenemos ni la capacidad para seguir un guión. Hay canales que después no se la bancan, que es lo que le pasó a TyC Sports. Le quiso competir a Fox Sports porque estaba haciendo mejor número con Vignolo, que era más de debate. Y pusieron No Todo Pasa y después no se la bancaron. No se la bancan porque nunca sintieron el programa. “Estos son los kelpers”, decían. Pero en el mundial a nosotros nos ponían tres horas. Y a los demás los ponían dos. En un canal en el que lo único que importa es el rating sí se hubieran bancado el programa que no quieren, pero TyC Sports es un poco como el Estado, ¿viste? Nadie controla. Si mide, bueno; si no mide, siguen siempre los mismos. No está ni bien ni mal. Están en un gris. Por momentos les importa ganarle a Vignolo, pero cuando No Todo Pasa se sale de nuestro lugar corporativista pro establishment, “no, pará, estos loquitos”. Lo sabía desde un primer momento. Me parecía divertido ser de “los kelpers”. El tema es cuando te dicen “che, vamos”, pero después no vamos. Es te pongo carita de culo por lo que dijiste de Messi, por lo que dijiste de Angelici. Me llaman de arriba y tu cabeza la entrego como si fuese entregar un volante en Lavalle y Florida.

—Y también es una señal para adentro del canal.
—Es una bomba dentro del canal porque ahora empiezan a jugar todos cagados. Ahora más pro establishment van a ser. Más se aferran a lo que tienen. Igual ellos siempre tienen la materia de lo incomprobable. “Mentira, Azzaro se fue porque dijo que Messi era catalán”. Y a mí vino el productor y me dijo que fue Angelici. El mismo tipo que me contrató. El mismo tipo que me fue a buscar sabiendo que tenía un costo. Porque yo no era TyC Sports. Yo lo miraba, me divertía el desafío. Me divierte ver a Pagani, me divierte ver Paso a Paso los domingos a la noche, me parece un buen producto, cómo no voy a mirar TyC Sports, si soy fanático del fútbol y es el canal del fútbol. Líbero me gusta. No Todo Pasa me pareció un buen programa. Ojalá los sigan viendo y la rompan. Si les va bien haciendo un programa que va al fleje, es lo que nos conviene a todos: un programa que denuncia a Angelici, a D’Onofrio, a Tapia, a Blanco y a Moyano. Porque va a tener más pensamiento crítico.

—Vos que hacés prensa partidaria de Racing, ¿cómo hacés para no convertirte en un vocero de la dirigencia como le pasa a muchos colegas?
—En algunos casos está llevado solamente al punto económico: el club les da plata. Plata o sponsors para que hablen bien del oficialismo, ni del club te piden. No es el club, es el oficialismo. Y hay una bajada de línea, que está, que existe, se sabe y que va para aquel lado. Bueno, hay que vender a Pavón, vamos a hablar de que Pavón vale cincuenta. Y vos ves que todos hablan de que Pavón vale cincuenta. Y sale todo, todo, todo el día el mismo cronista diciendo que Pavón vale cincuenta. ¿Y cuándo me hacés el informe sobre la cantidad de refuerzos que vinieron al pedo, vos que estás todos los días ahí metido? También hay un juego medio perverso porque hay ciertos dirigentes que te llevan a que no critiques porque “si criticás le estás haciendo mal al club”, te dicen. La gente a veces te pone en un lugar de mierda de “eh, ¿por qué le pegás?, vos no parecés de Boca”, “vos no parecés de Chicago”, y en mi caso “vos no parecés de Racing”. Yo denunciaba a los dirigentes de Racing cuando mi espalda era más chica que la de ahora. Está en la posición de cada uno. No sé si es más fácil hacer de vocero. Para mí es inadmisible los que hacen periodismo partidario y no son hinchas, inadmisible. Porque te estén puteando por chupar medias y también es feo. La gente detecta a los chupamedias. Todo en la vida tiene un costo, ser chupamedia o ser crítico. Y hasta ser gris tiene un costo. Entre cagarme e ir al frente, elijo toda la vida ir al frente. Con convicción, no como un loco. Pero no tengas ningún tipo de dudas.

—¿Estás en pareja?
—Desde que estoy en los grandes medios, por así decir, jaja, nunca tuve pareja. Pero supe estar de novio. Hace poco estuve un poco de novio, pero duramos poco porque justo me fui a Rusia y como que se diluyó. Yo creo que antes era muy difícil para una convivencia y hoy como tengo el perfil de difícil se me hace muy fácil. Yo pongo mucho esfuerzo para no ser difícil. Exagero las cosas para no ser difícil. Hay que levantar las cosas, las levanto; hay que ordenar, ordeno; hay que ceder, cedo. Decididamente. Pobre mi primera novia que vio lo peor de mí, el peor Flavio lo conoció mi primera novia. La quiero mucho. Fue mi primera compañera. En algún momento se genera un “che, ¿no habrá sido mi único amor?” Después te das cuenta que no. Con la primera salí en total como cuatro, cinco años. Hasta los 26. De 19 a 21 y de 23 a 26. Creo que tuvo un hijo. Trato de no consumir mucho de sus redes porque tengo miedo de que me haga mal. Hay algo de no me gusta que sea feliz, pero quiero que sea feliz. Después tuve otra novia un año y medio, pero ella no me quería tanto como yo a ella. Estar en pareja me hace mejor persona.



Cuestionario Flotante: Flavio Azzaro

¿Qué te olvidás de comprar cuando vas al supermercado? Papel higiénico.

Alguna serie o película para recomendar que hayas visto recientemente: La que más me gustó es House of Cards y mi película favorita es Nueve Reinas.

Ensalada ideal para acompañar un bife: Papa y huevo.

¿Luis Miguel, Ricky Martin o Cristian Castro? Ricky Martin.

Un jugador del que eras fanático cuando eras chico: Teté Quiroz y el Mago Capria, pero mi ídolo era Teté.

Si tuvieras que elegir un personaje de Los Simpson para naufragar en una isla desierta, ¿cuál elegirías? Soy uno de esos raros que no le gustan Los Simpson, pero me llevaría a Marge, y vamos a tener una alegría.

Un jugador que le envidiaste a Independiente: Usuriaga.

Emoji que más usas:  y .

Un panelista que mires como un ejemplo a seguir: No tengo ninguno como un ejemplo a seguir, pero Duggan me gusta. Me parece divertido. Lo hace muy bien.

Un club de acá del que serías hincha, si no fueras de Racing: De Chicago. Si fuese Niembro, sería de Chicago jaja.