Firma el Gobierno el decreto por el bono “flexible” de $5.000 y apura la compensación a estatales

El Canciller - Comentarios

El presidente Mauricio Macri formalizará en las próximas horas el decreto que establece un bono de $5.000 para el sector privado, aunque con algunas flexibilidades para las compañías que no puedan pagarlo. Tras intensas negociaciones con los gremios y el sector empresario, se espera que el decreto haga oficial que los $5.000 serán parte de una “asignación no remunerativa” para todos los empleados en relación de dependencia, a pagarse con los sueldos de noviembre y enero.

El Gobierno también determinará en el papel, que las empresas que no puedan afrontar el pago del plus en esa modalidad, recurran a un plan más flexible. El Ejecutivo habilitará que el bono se otorgue en más de dos cuotas. Además, el decreto podría facultar a las empresas y los sindicatos a negociar que los $5.000 se computen “a cuenta” de futuros aumentos, algo a lo que se había opuesto la cúpula de la CGT.

En este último caso, el Ejecutivo tiene en cuenta la situación de sectores que se encuentran “especialmente en crisis o declinación productiva”. La semana pasada, en medio del tironeo por el bono, la UIA dijo que el 60 por ciento de las compañías no estaba en condiciones de afrontar el pago.

El decreto no incluye a los trabajadores rurales y a los estatales. Sin embargo, para ese último grupo el Gobierno ya confirmó que otorgará una compensación. Estaba prevista para este lunes una reunión del Poder Ejecutivo con el gremio UPCN, para avanzar en el bono que recibirán los trabajadores de la administración pública.

La negociación será entre el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, y Andrés Rodríguez, secretario general de UPCN. El monto que recibirán los estales podría rondar los $5.000 e incluir la definición de un incremento salarial del 10%, que se aplicará en dos veces durante los primeros tres meses del próximo año.

Para calmar los ánimos que podrían agitarse en diciembre, el Gobierno también comenzó a analizar la posibilidad de otorgar una compensación a jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).