El fin del macrismo y el regreso de Riquelme: Ameal, nuevo presidente de Boca

El líder del PRO se desprenderá de las directrices del club luego de 24 años.
El Canciller - Comentarios

Jorge Amor Ameal volverá a presidir Boca Juniors. En una elección histórica por el récord de votantes, el empresario gastronómico concitó el 52,84% de los votos, se impuso a Christian Gribaudo (30,60%) y le quitó a Mauricio Macri su bastión emblemático, el que poseía desde 1995. La participación de Juan Román Riquelme en la lista ganadora decidió el resultado y el máximo ídolo del club administrará el fútbol de manera integral desde este lunes.

El conteo de los datos, que reflejó paridad en las primeras mesas, comenzó a confirmar una tendencia irreversible en favor de la oposición con los sufragios de las damas. Las mujeres se volcaron en plenitud por la fórmula Ameal-Pergolini, en detrimento del delfín de Daniel Angelici. En sólo seis urnas, engrosaron la diferencia de 300 a más de 1300 votos. Esta mañana, la distancia terminó superando los 8000. José Beraldi, tercero en la contienda, siempre se mantuvo muy lejos de la vanguardia.

En uno de los comicios más convulsionados que se recuerden por las chicanas públicas entre el oficialismo y la oposición, el principal pedido del amealismo a los hinchas dio resultado. Un total de 38.363 socios se acercaron a sufragar a una inmensa carpa de 320 metros de largo colocada en el playón de estacionamiento. Es una marca sin precedentes en la institución, muy por encima de los 26.136 sobres registrados en 2015.

El argumento que el Frente Recuperar la Identidad Xeneize repitió hasta el cansancio en la previa fue que a menor cantidad de votos, mayores posibilidades de reelección tenía el macrismo. Miles de hinchas se abarrotaron en las puertas de La Bombonera desde el amanecer del domingo y a las 9.30 de la mañana, cuando se abrieron las urnas con algunos minutos de demora, las filas para sufragar se extendían a lo largo de 10 cuadras.

Con el clamor de la gente en sus espaldas y el juego de mate en sus manos, Riquelme arribó a primera hora en La Boca. Denunció algunas irregularidades en el inicio del proceso electoral, que se disiparon con el correr de la tarde. El sistema informático se cayó y los apoderados de las agrupaciones consensuaron registrar las voluntades de los hinchas de manera manual, hasta que todo retornó a la normalidad a las 11 de la mañana. Al mediodía, el Diez depositó su boleta en la urna y celebró exultante con un grupo de socios, al grito de “dale bo’, dale bo'”. 

El proyecto: fútbol, actividad social y Bombonera 360°

Riquelme oficiará de vicepresidente segundo de Boca. Su mayor peso estará en la gestión del fútbol, y no sólo en el rubro profesional. Bajo su órbita estarán las categorías infantiles, el fútbol amateur y el fútbol femenino. En su equipo de trabajo estarán algunas glorias de la institución y excompañeros suyos. Sebastián Battaglia (con 17, el futbolista con más títulos), Jorge BermúdezMarcelo Delgado y Raúl Cascini serán sus laderos para reencauzar el rumbo deportivo.

“Fueron los peores cinco años en la historia del club”, le imputó el Diez a Daniel Angelici en el tramo final de la campaña. Si bien Boca obtuvo entre 2014 y 2019 tres campeonatos de Primera División, una Copa Argentina y una Supercopa Argentina, además de lograr el récord de días invicto como líder del torneo doméstico, no pudo conquistar ninguna Copa Libertadores y fue derrotado en cinco llaves eliminatorias por River Plate, incluida la inédita final en Madrid, en 2018.

Entre las principales propuestas del expresidente del club de La Ribera entre 2008 y 2011, están el fortalecimiento de las divisiones juveniles (en los últimos ocho años, fueron pocos quienes lograron debutar y consolidarse en el primer equipo, al punto que la actual gestión incorporó 75 jugadores) y la contención del barrio a través de más presencia en las políticas sociales.

Respecto a la remodelación del estadio, uno de los debates tangenciales de las distintas listas, el proyecto pretende ampliar la cancha a 78.000 lugares, replicando las tres bandejas en el sector donde están ubicados los palcos.

El objetivo es que el 70% de La Bombonera quede conformada por populares y sólo el 30% sean plateas. Para ello, el club debe comprar 48 terrenos que, según afirman, los vecinos aceptan venderle a la institución. Una vez realizado ese proceso, estiman 30 meses de obra y una erogación de U$S 50 millones.

El fin del macrismo, tras 24 años

Los 12 años de Mauricio Macri como mandamás de Boca Juniors fueron los más gloriosos en la historia del club en materia deportiva. El actual jefe del Estado, que gobernó la institución entre 1995 y 2007, es el presidente sudamericano que más veces obtuvo la Copa Libertadores (2000, 2001, 2003 y 2007), además de dos Copa Intercontinental y un total de 17 títulos.

Durante su gestión, reformó el estatuto para que las presidencias duren cuatro años, en vez de tres, y quitó las reelecciones indefinidas. Remodeló el estadio, demoliendo el sector de plateas y construyendo el sector actual de palcos y plateas preferenciales, a la vez que recortó el presupuesto de todos los deportes ajenos al fútbol, a excepción del básquet. En 2005, clausuró la inscripción de nuevos socios a raíz del exponencial crecimiento que reflejó en 10 años.

Cuando saltó a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, le cedió el mando a Pedro Pompilio, quien falleció un año después de su asunción. Ameal, entonces electo vicepresidente primero, tomó las riendas. El principal activo deportivo de su administración fue haber sido parte, como Presidente, del último campeón invicto, el que comandó Julio César Falcioni en 2011.

Sin embargo, el mismo día en que el equipo se consagraba en La Bombonera, Daniel Angelici lo derrotaba en las urnas, con el respaldo de Macri, por 55% a 45%. Tras ocho años, pudo tomarse revancha. Gran parte de la victoria le corresponde a Riquelme, que decidió salir de su zona de confort e inmiscuirse en el barro, en tiempos en los que el clásico rival goza de una actualidad deportiva inigualable. Desde este lunes, se iniciará una nueva era en Brandsen 805.