Fiebre verde: la escalada del dólar en la Argentina y la turbulencia cambiaria en el resto del mundo

El Canciller - Comentarios

La escalada del dólar tocó su punto más alto en la jornada a $21,52 para la venta en las casas de cambio. Un récord histórico que alarma a los mercados y a los argentinos, siempre pendientes de la divisa norteamericana. En días en que el Gobierno no puede controlar la moneda más importante del mundo, otros países revelan una atención mucho menor a la que tenemos en nuestro país.

Según el ranking de principales monedas emergentes de Bloomberg, el peso se depreció 12,54% en lo que va del 2018. En el segundo y tercer puesto del terrible podio, se encuentran el rublo ruso con 9,8% y la lira turca a 8,9%.

Entre otros motivos, la atención que le prestan los ciudadanos al dólar también afecta la inflación. Y viceversa. A diferencia de Rusia o Turquía, el precio del dólar acá acompañó a la suba de precios, que se espera que haya sido de casi un 10% en el primer cuatrimestre de 2018. En cambio, en ambos países europeos la inflación fue por debajo del 1%.

La desvalorización del peso argentino se debe a dos motivos, según explican los analistas. El primero puede ser el cambio de metas de inflación del 28 de diciembre de 2017 y, el segundo, las turbulencias en los mercados internacionales.

En el otro extremo del ranking, Colombia, México y Malasia son los países en donde más se apreció su moneda en comparación con el dólar. La moneda internacional se fortaleció en el mundo en abril y este miércoles tocó su precio más alto desde diciembre. Así las monedas del mundo valen menos respecto a la divisa estadounidense.

Con la atención que le prestan los argentinos al dólar es interesante comparar el valor de la moneda local en objetos.

¿Qué se puede comprar con un dólar en distintos países del mundo?

Italia: El dólar y el euro están casi que a la misma paridad económica. Por eso, en este país, venden casas de un euro en regiones como Liguria, Sicilia, Piamonti y Abruzzo, como manera de incentivar la situación de ciudades o pueblos que están prácticamente abandonados. La casa, como es de suponer, está sin remodelar, pero es una vivienda y además, en Italia.

Francia: Un dólar es lo que cuesta una pequeña botella de agua.

Hungría: en Budapest, se puede pedir un trago de una bebida alcohólica nacional llamada ‘palinka’.

Vietnam: con un sólo dólar se puede comprar un sombrero de paja de recuerdo o traerse un ungüento de veneno de cobra, jugar al bowling o ir a un karaoke.

Bélgica: fuera de Bruselas, con un dólar alcanza para comprar la mitad de una porción de waffles bélgicos. En el centro con la misma cantidad, sólo alcanza para comprar un chicle.

Japón: en los supermercados de Tokio se puede comprar un plato de fideos.

Venezuela: en Caracas se puede llenar el tanque de nafta.

República Checa: en Praga hay tiendas que ofrecen por un dólar un pack de cuatro botellas de cervezas. Si no tenés tanta sed, se puede comprar solo 2 botellas y te alcanza para una bolsa mediana de papas.

India: en el balneario Goa, alcanza para comprarles a los vendedores callejeros un thali, la receta popular hindú que tiene arroz, yogur, verduras, todo tipo de salsas y especias. En un puesto de comida más elegante, por el mismo precio puedes comprar otro plato tradicional: puré de verduras y garbanzos con té masala con leche.