Festa, Menéndez y Espinoza: negocian contrarreloj y buscan al próximo líder del PJ

El Canciller - Comentarios

Hoy cierran las listas para presentarse como presidente del Partido Justicialista (PJ) de la provincia de Buenos Aires y el escenario es incierto. Hasta ahora, hay cuatro caras: la de Fernando Espinoza (actual titular) y las de los intendentes Festa, Menéndez e Ishii. Desde hace varios días se llevan a cabo reuniones en la sede de la calle Matheu. Dejaron varias definiciones. Una de ellas, es que el matancero Espinoza no está dispuesto a bajarse ni tampoco logra el “consenso” necesario para ir en “unidad”.

Según circuló en las últimas horas, tanto Festa como Menéndez estarían dispuestos a resignar sus candidaturas en pos de ir en una lista de unidad. En algo más están de acuerdo: no quieren que Espinoza vuelva a sentarse por cuatro años en el sillón de la calle Matheu. Este dato arroja varios escenarios e interrogantes: ¿Quién de ellos irá? ¿Podría aparecer algún tapado? ¿Y si Espinoza no se baja? A partir de las 18 se devela el misterio.

Festa (Moreno) y Menéndez (Merlo) tienen diferencias y similitudes. Ambos derrotaron a históricos “barones” del conurbano encarnados en las figuras de Mariano West y Raúl “El Vasco” Othacehé, respectivamente. Sus municipios comparten medianera y son populosos dentro de la primera sección electoral. Sin embargo, tienen diferentes matices. Festa se muestra más combativo y suele confrontar políticamente a la gobernadora María Eugenia Vidal. Tiene vínculos con “La Cámpora” y promulga un “peronismo kirchnerista”. El “Tano” Menéndez va por otro lado: suele mostrarse más abierto con referentes que huyeron o se relocalizaron después de la implosión kirchnerista del 2015. Tiene diálogo con Miguel Ángel Pichetto e incluso “invitó” al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, a unirse a la cruzada.

La situación de Espinoza es diferente. Dicen por lo bajo que su figura ya está desgastada para ir por otro mandato. En las últimas reuniones se sumó a la críticas el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, entre otros. La estrategia del caudillo matancero parece residir en que no haya consenso por otro candidato y terminar desgastando la negociación.

Un tema importante reside en la nueva reconfiguración de poder dentro de la estructura pejotista. Ahora, los intendentes del interior plantean “desconurbanizar” el PJ y que no tenga tanta gravitación sobre los principales partidos. Quien lo profesa públicamente es el intendente kirchnerista de San Antonio de Areco, Francisco “Paco” Durañona, primo de Eduardo Durañona, abogado del ex vicepresidente Amado Boudou.

Un tapado

Durañona “blanqueó” su candidato por Twitter. El jefe comunal mostró su preferencia por una lista de “unidad” personificada en el ex candidato a senador por Unidad Ciudadana, Jorge Taiana. ¿Será el candidato “del consenso” elegido para conducir al PJ bonaerense?