Familia criminal: capturan al prófugo más buscado del país

Matías Alejandro Espiasse Pugh se había fugado del penal de Ezeiza hace cuatro años y pedían una recompensa de $500.000 por su cabeza. Una historia de vida en la delincuencia.
El Canciller - Comentarios

Asesino, ladrón y experto en fugas, Matias Alejandro Espiasse Pugh tiene un prontuario tan abultado como insólito. El hombre oriundo de Chubut, era -hasta hoy a la mañana- el profugo más buscado de Argentina. La División de Robos y Hurtos de Investigaciones lo detuvo en la localidad de Corralitos, en Mendoza, este viernes.

El delincuente de 39 años, tenía dos armas de fuego en su poder y es acusado de asesinar policías, ser un presunto femicida y haber robado bancos.

Familia de ladrones

Espiasse no es el único que ha delinquido en su círculo íntimo. Su padre murió ahogado en un ajuste de cuentas, uno de sus hermando murió baleado durante un robo en Mar del Plata y su hermana era “mechera”.

Ningún santo. A los 19 años, ya acumulaba 20 pedidos de captura en tres provincias distintas y, en el 2007, lideró el asalto más violento de la historia de Chubut. Después de asesinar a dos policías en un robo a un camión de caudales, se lo acusó de asesinar a un sargento que quiso apresarlo, e incluso a su propia mujer.

Pero el hecho que aumentó su fama como uno de los delincuentes más buscados del país fue una fuga que realizó de la cárcel de Almafuerte, en Mendoza. Por una insuficiencia renal, lo llevaron al hospital del cual huyó corriendo con las esposas puestas y el suero colgando de su brazo. Acorralado, se tiró a un canal profundo pero que tenía poca agua.

Se fracturó varios huesos y lo sacaron en camilla con las esposas puestas. A partir de ese hecho, lo trasladaron al penal de Ezeiza donde vivió hasta el 2013 cuando se dio a la fuga.