Falso secuestro y un misterioso pasado: conmociona a Gualeguaychú el caso Nahir Galarza

Un hecho de hace tres años atrás pone en duda la veracidad de los relatos de la adolescente de Gualeguaychú que mató a su novio.
El Canciller - Comentarios

Nahir Galarza está presa desde el viernes a la noche. Con 19 años, la estudiante de Derecho de la Universidad de Concepción del Uruguay confesó haber matado a su novio con el arma reglamentaria de su padre policía. Fernando Pastorizzo, de 21 años, murió de dos disparos en el pecho el jueves a la noche y, a la mañana siguiente, su novia publicó en Instagram una foto juntos y el siguiente texto: “Cinco años juntos, peleando, yendo y viniendo pero siempre con el mismo amor. Te amo para siempre, mi ángel”.

Los padres de Nahir salieron a explicar que su hija era víctima de violencia de género y que esa sería la causa del asesinato, según los argumentos de la defensa. “Mi hija no es un monstruo, lo digo porque es una chica que no tiene el perfil de ser nada de lo que se cree, ni siquiera fuma, nunca tuvo problemas de adicción. Fue educada dentro de lo mejor que se le puede dar”, explicó su padre mientras que su madre le contó a Clarín que había visto las marcas de los golpes. “Ella me dijo que estaba sufriendo, que estaba mal. Yo, cuando la vi que estaba lastimada quería ir a hacer la denuncia. Pero me dijo 'no mamá, no te metas, porque son mis cosas'”.

Sin embargo, en las últimas horas un extraño episodio del pasado pone en duda los discursos de la adolescente. Cuando tenía 16 años, Nahir estuvo desaparecida por 24 horas. Angustiados, los padres realizaron la denuncia y a las pocas horas apareció sana y salva. Durante el interrogatorio, contó que a la salida del colegio fue abordada por dos personas que la drogaron y la subieron a un auto. A causa de las drogas, perdió el conocimiento y se despertó a la noche en un terreno baldío de la zona norte de Gualeguaychú sin recordar nada de lo sucedido.

El médico de la policía constató que no fue víctima de ningún abuso sexual y tampoco podía dar cuenta de la veracidad del relato. Finalmente, la denuncia quedó archivada, pero nunca se supo realmente qué sucedió. Si se trató de una aventura adolescente o un hecho de gravedad.

Lo cierto es que Nahir permanecerá en la Comisaría del Menor y la Mujer hasta febrero, cuando puedan realizar las pericias psicológicas psiquiátricas para evaluar si está en condiciones de someterse a un juicio y las características de su personalidad.