Fake news, anuncios segmentados y un ¿pedido? a Facebook: los ejes de la medida de Twitter

La red social suspendió los anuncios políticos pagos. La resolución será efectiva el 22 de noviembre, un año antes de las elecciones en EE.UU.
El Canciller - Comentarios

Twitter suspenderá los anuncios políticos pagos en su plataforma. Así lo confirmó el presidente ejecutivo de la compañía Jack Dorsey (@Jack), quien aseguró que la medida es para evitar problemas derivados de la mensajería automática, entre ellos la acción de trolls y las fake news que suelen circulan en las campañas presidenciales.

Esta decisión correrá a partir del 22 de noviembre, un año antes de la elección en Estados Unidos.

Las tres claves de la nueva resolución

  • Según Twitter, los anuncios pagos de publicidad política cortaban el paso intermedio entre los usuarios y los partidos políticos. Para Dorsey el mensaje político “gana alcance cuando las personas siguen una cuenta o retuitear”. En cambio, cuando el mensaje llega a un internauta por medio de la promoción paga no sólo se saltea ese enlace, sino que es un discurso que llega con una “potencia y una optimización” que -según la red social- podría afectar el voto de millones de usuarios. Twitter confía en un “renacer” de movimientos sociales sin necesidad de un aparato de publicidad.
  • La red social enumera como desafíos “de todas las comunicaciones por Internet” cuatro problemáticas: la optimización basada en el aprendizaje automático de la mensajería, la micro focalización, las fakes news y las “deep fake” (falsificaciones muy difíciles de comprobar). Todas “crecen a una velocidad, sofisticación y escala abrumadora”, según figuró el hilo de @Jack. La decisión de cancelar los anuncios pagos políticos tiene como objetivo, en primer lugar, “intentar cortar de raíz” estas cuatro problemáticas, pero también la credibilidad de Twitter como red social, en medio de escándalos informáticos como Cambridge Analytica.

  • La última parte del anuncio de Dorsey se puede interpretar como un mensaje para otro gigante de las redes, Facebook. “Somos una pequeña parte de un ecosistema de publicidad política mucho más grande. Algunos podrían argumentar que nuestras acciones de hoy podrían favorecer a los titulares (de los diarios). Pero hemos sido testigos de que muchos movimientos sociales alcanzan una escala masiva sin publicidad política. Confío en que esto solo crecerá”, expresó, con la ¿idea? que se sumen otras plataformas. No es menor que la semana pasada, el creador Facebook, Mark Zuckerberg, debió presentarse ante la Comisión de Servicios Financieros del Congreso de EEUU, luego de que la  empresa se negó a verificar los anuncios políticos con el fin de evitar la difusión de noticias falsas y los mensajes de odio.