Extraño festejo de Patricia en Clarín: crece la preocupación por la inseguridad en la Ciudad

La ministra de Seguridad celebró un insólito tweet en donde los narcotraficantes culpan al Gobierno del alza de precios de las drogas. El flagelo real de la inseguridad
El Canciller - Comentarios

Mientras Twitter explotaba con burlas a Radio Mitre por una publicación ridícula sobre la supuesta caída del narcotráfico, Patricia Bullrich -como de costumbre, en otra sintonía- tomaba ese mismo posteo para festejar su (nula) política de seguridad. Un país extraño. “Los narcotraficantes culpan al Gobierno del aumento en el valor de las dosis y afirman que las incautaciones que realizó Cambiemos en su batalla contra el narcotráfico los dejó con un stock muy bajo de mercadería”, decía la cuanto menos curiosa publicación de Mitre.

Acaso apoyada en datos de la Cámara Argentina de Narcotraficantes, la nota brindaba datos rayanos con lo absurdo, largamente “festejados” en las redes sociales. A Patricia no le importó: tomó la publicación y se aplaudió a sí misma. Algo parecido había hecho unos días atrás, en la mesa de Mirtha Legrand, cuando alguien mencionó una baja en la venta de drogas. Sonriente, la ministra dijo que no había mucho para celebrar, pero celebró.

Más de dos años después de asumir en su cargo, preocupa que la funcionaria entregue su estrategia a la siempre sospechada información de decomiso de drogas por parte de las fuerzas de seguridad y que por eso abandone otros aspectos esenciales de una política de seguridad. En las últimas semanas, asesinaron a un carnicero en Palermo y a un joven padre en Villa Urquiza, barrios en los que resulta difícil recordar cuándo se había producido el último homicidio en ocasión de robo.

El Conurbano, tanto o más inseguro que durante el sciolismo, arde mientras Patricia juega pulseadas con Cristian Ritondo, otro fervoroso devoto de la estadística policial. Frente a ese escenario, la única idea de Patricia fue saturar de efectivos diez cuadras de Palermo durante quince días por el robo de un reloj a Jorge Rial. Una ridiculez que no sirvió para absolutamente nada: este fin de semana, también en Palermo, le robaron al productor y empresario Diego Kolankowsky.

Así, y en un momento delicado para Cambiemos, Patricia suma problemas y vuelve a exponerse al ridículo. Era de esperar que el mejor equipo de los últimos 50 años tuviera algo mejor que ofrecer en materia de seguridad.