Exportaciones, reforma judicial, Plan Gas, construcción y telcos: los cinco ejes del mensaje de Alberto a los empresarios en IDEA

Bajo el lema "Qué país queremos ser", dio inicio hoy el 56 Coloquio de IDEA que, por primera vez, se desarrollará en forma virtual desde este miércoles hasta el viernes inclusive. Fuerte expectativa de los ejecutivos por las definiciones del gobierno nacional.
El Canciller - Comentarios

En el cuadro de la crisis sanitaria y económica que golpea al mundo y al país, la apertura inicial estuvo a cargo de Roberto Alexander, director de IDEA, presidente del 56° Coloquio y presidente y gerente General de IBM Argentina.

Allí, el empresario marcó que “la pandemia fue un gran catalizador del cambio que necesitamos”. “No se trata de refundar el país y empezar todo de nuevo, sino construir con reglas claras sobre la base de lo que ya somos y ya tenemos. Pensar distinto no puede ser una excusa para destruir valor”, señaló Alexander.

El presidente de IBM Argentina explicó que “los empresarios aportamos una mirada que se construye de muchas miradas diferentes que se potencian”. “Queremos aportar nuestra visión y compartirla con otras. Hay desconfianza hacia los empresarios. El país que queremos ser necesita que todos cedamos en nuestros intereses”, agregó.

“Todos sabemos que se puede estar peor. Este es el momento de quebrar la inercia y actuar de conjunto”, resaltó Alexander, quien advirtió que no quiere “una Argentina cancelada”.

El mensaje de Alberto

La primera intervención estuvo a cargo del presidente Alberto Fernández, que despertó gran expectativa entre los sectores de la producción por la tensa situación cambiaria y las perspectivas de la economía en el corto y mediano plazo. Además, el mandatario fue el primer jefe de Estado de extracción peronista en participar del encuentro después de Menem.

Fernández comenzó su discurso con una referencia inevitable: “La pandemia provocó un colapso del que nadie pudo salir indemne” y eso, aseguró, “nos obliga a repensar el mundo”.

El mandatario recordó que “Argentina era un país en terapia intensiva” cuando, a los tres meses de asunción, “llegó el primer caso de coronavirus, y a partir de allí, todo cambió”.

En ese contexto, el jefe de Estado reivindicó los ATP que llegaron a “236 mil empresas”, al tiempo que garantizó “el trabajo de dos millones y medio de argentinos”.

Fernández advirtió: “Un capitalismo sin Estado es la selva misma, es un mundo sin reglas. Un mundo donde gana el más fuerte, el más poderoso. Ahora un Estado sin capitalismo es un Estado discrecional, interventor y que puede ser autoritario. El Estado, el capitalismo y el mercado están vinculados al progreso y al desarrollo”, precisó.

Respecto de la situación en el mercado cambiario, el presidente consideró que “estamos enfrentando un problema por la falta de divisas que heredamos” y “por una desconfianza porque se repiten cosas que no son ciertas”.

En ese sentido, el mandatario descartó planteos tales como “que se viene una devaluación” o que el Ejecutivo podría “quedarse con los depósitos” bancarios.

El exjefe de gabinete aprovechó la oportunidad para defender la iniciativa de reordenamiento del fuero federal en la Justicia y aseveró que no es “por la impunidad de nadie”. “La seguridad jurídica que reclaman requiere jueces probos”, reprochó Fernández al auditorio -virtual- de empresarios.

En relación al plan económico del gobierno, el jefe de Estado repuso los principales ejes que el gobierno viene planteando como el canal de salida a la crisis.

En la previa a la reunión del gabinete económico con el Consejo Agroindustrial, el presidente señaló que “Argentina tiene la oportunidad de elaborar su producción primaria, agregarle valor, convertir esos granos en proteínas animales y poder exportar animales que en un mundo tras la pandemia reclama alimentos”.

A su vez, el mandatario resaltó que “el Plan Gas va a generar mucha inversión y va a dar trabajo”. “Ahí tenemos un potencial enorme de producción”, amplió Fernández, que visitará el jueves Vaca Muerta. 

El presidente también anticipó la apuesta por “desarrollar la minería”, aunque aclaró que sería “cumpliendo con los estándares” ambientales.

A su vez, el jefe de Estado reiteró que “la construcción va a ser una gran alternativa” porque “vamos a darles muchos incentivos”. De cara al año próximo, Fernández vaticinó  que “la obra pública va a ser el gran motorizador de la economía argentina”.

El mandatario también defendió el decreto que declara a las telecomunicaciones como servicio público al marcar que “hay 65 millones de celulares y 44 millones de personas” en el país. El DNU busca “garantizar condiciones mínimas de servicio. y promover la competencia en un sector que perdió la competencia”, aclaró.

Finalmente, el mandatario reivindicó el desarrollo de la Hidrovía que permitirá un “un canal de salida para todo el norte argentino” así como el impulso del Corredor Bioceánico permitirá reducirá los costos de logística para la exportación.

Luego del presidente, el siguiente funcionario que tomará la palabra será el canciller Felipé Solá. El viernes será el turno de Martín Guzmán, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y de los gobernadores Omar Perotti, Juan Schiaretti, Sergio Uñac y Gustavo Valdés.

El Coloquio de IDEA es el principal evento empresario del país que realiza desde hace 60 años. Representa a más de 500 empresas y, según destacan, producen el 50% del PBI y del empleo privado a nivel nacional.