Exportaciones, consumo interno y la experiencia uruguaya: el plan de Alberto para pagarle al FMI

El candidato presidencial aseguró que los acreedores no sufrirán quitas y que el país pedirá extender los plazos de pago para poder crecer a través de las exportaciones y la reactivación del mercado interno.


El Canciller - Comentarios

Alberto Fernández dio este jueves el primer adelanto sobre su proyecto económico. En Córdoba, el candidato del Frente de Todos sostuvo que buscará pagar la deuda con el FMI replicando el modelo que utilizó Uruguay en 2002. Horas más tarde, aseguró que para poder abonarle al Fondo Monetario Internacional, primero el país deberá impulsar su economía con el incremento de las exportaciones.

A través de una serie de tuits, explicó que en estas condiciones Argentina no puede pagar las obligaciones contraídas, debido a que no emite dólares. Para poder hacerlo, la premisa será pedir una extensión de plazos en pos de reactivar la economía a través del consumo y las exportaciones.

En diálogo con C5N, el economista Matías Kulfas dio mayores precisiones. “El esquema uruguayo consistió en extender los plazos. El país necesitaba unos años para pagar la deuda, estaba muy apremiado por los vencimientos. Se acordó reprogramar con el 100% de los acreedores. Creo que en el caso argentino podría ser util“, indicó.

“El gran problema hoy es de crecimiento. Las exportaciones y el mercado interno están frenados. Con esta herencia tan dura, va a ser dificil poder pagar los vencimientos. El modelo uruguayo le puede dar aire a un nuevo programa económico que saque a millones de personas de la pobreza. Hay que pagar con crecimiento“, remarcó el economista.

En el almuerzo con empresarios que mantuvo en la Fundación Mediterránea, Fernández sostuvo que no habrá quitas en las deudas con los bonistas y confirmó que ya se ha contactado con varios fondos de inversión.

En 2002, Uruguay se vio afectada por un foco de fiebre aftosa y los coletazos de la crisis económica de la Argentina. Debió reestructurar una deuda equivalente al 100% de su PBI. Pidió una prórroga de cinco años en los pagos y se comprometió a bajar su déficit fiscal primario.

Un año después del acuerdo, su actividad económica creció en un 4%. El candidato del Frente de Todos afirmó este mediodía que no será difícil replicar el modelo.