Expensas, contratos por tres años y ajuste por inflación y salario: los tres ejes de la Ley de Alquileres

Los diputados esperan que el proyecto se trate en la cámara Baja el 20 de noviembre, junto a la Ley de Góndolas.
El Canciller - Comentarios

Luego de varias idas y vueltas, la semana pasada la comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados logró el quórum necesario para emitir un dictamen sobre la Ley de Alquileres. La intención fue consensuar en una sola propuesta, los cuatro proyectos que se habían presentado: tanto el presidente de la comisión, Daniel Lipovetzky como los legisladores Agustín Rossi, Felipe Solá y Leonardo Grosso acercaron iniciativas para regular el mercado de alquileres de viviendas.

Con el nuevo dictamen, la idea de los diputados es que el proyecto se trate en la Cámara Baja mañana junto a la ley de Góndolas.

A diferencia del pasado 15 de octubre, cuando su tratamiento en comisión se cayó por falta de quórum –el único diputado del PRO que había asistido fue Lipovetzky- la última la reunión contó con legisladores de todos los bloques. Aunque algunos diputados firmaron en disidencia, en la comisión se trabajó sobre un texto único con varias coincidencias en los criterios.

Las tres claves del proyecto 

  • Actualización del alquiler. El primer punto clave es cómo se actualizarán los aumentos. La ley prevé que el monto cambie cada seis meses y que la variación sea un promedio entre la inflación (IPC) y la variación de los salarios que mide el Indec (CVS). De esta manera, como ejemplo, si la inflación semestral ronda el 20% y el aumento salarial el 15%, la cuota de alquiler subiría un 17,5%.
  • Plazos de tres años. En orden con brindar una mayor previsibilidad, los contratos de alquiler deberán regir por tres años en lugar de dos. Sumado al cambio en el índice de actualización, el inquilino podría asegurarse por tres años que el alquiler no variará mucho más que la inflación y los salarios.
  • Las expensas, para los propietarios. Además, el proyecto consensuado dispone que sea el propietario quien se haga cargo de pagarle las comisiones a la inmobiliaria. Sobre este punto, algunos expertos en la materia sostienen que los propietarios sumarán el costo de las comisiones diluido en las cuotas de los alquileres, por lo que habrá un traslado al precio que pagarán finalmente los inquilinos.

“Dimos un gran paso para lograr que haya ley de alquileres en Argentina después de 30 años. Trabajamos mucho en la búsqueda de los consensos y logramos un dictamen único que de alguna manera recogió las posiciones de los tres proyectos incluido uno de mi autoría y también de los sectores involucrados: inquilinos, inmobiliarias y propietarios”, reflexionó Lipovetzky, una vez conseguido el dictamen en el Congreso.