Evita Messi a los hinchas en San Petersburgo y se expone dividido el plantel antes de jugar con Nigeria

El Canciller - Comentarios

La relación entre los históricos de la Selección Argentina y los hinchas está quebrada. No hay retorno. Y los futbolistas, los históricos, los referentes, los integrantes de la mesa chica de Bronnitsy, parecen entenderlo y no querer cambiarlo. Así lo demostraron esta tarde en San Petersburgo.

Luego de arribar al hotel donde concentrarán esta noche para la final de mañana ante Nigeria, la mayoría de la delegación bajó a la salida del hotel para saludar, cantar y celebrar con los hinchas, que habían organizado un banderazo. Pero no todos.

Messi, Agüero, Mascherano, Di María, Banega e Higuaín evitaron a los hinchas y exhibieron la ruptura de una relación irreconciliable.

Lionel Messi, Sergio Agüero, Javier Mascherano, Ángel Di María, Éver Banega y Gonzalo Higuaín evitaron a los hinchas, se quedaron en sus habitaciones y exhibieron la ruptura de una relación irreconciliable, que tendrá su final definitivo cuando termine el Mundial de Rusia 2018. Ya sea mañana o el día de la final.

Las derrotas en las finales de la Copa del Mundo anterior y las Copa América fueron erosionando una relación que ya es irreversible, al punto de que ni el mismísimo capitán del equipo disimula su malestar con las críticas externas y las operaciones internas.

Incluso, la polémica decisión de los referentes mostró una distancia en el mismo plantel, ya que hubo varios de ellos, quizás quienes, por edad y rendimiento, pueden seguir en el próximo proceso albiceleste, que sí se acercaron a devolverles el afecto a los miles de argentinos que viajaron miles de kilómetros hasta San Petersburgo.

Lucas Biglia, Nahuel Guzmán, Enzo Pérez y Marcos Rojo sí se acercaron a la puerta del hotel y evidenciaron una clara división en un plantel por demás cuestionado, que además podría llegar a trasladarse a la cancha.