Estudios médicos y la mansión de Olivos: tuerce Caballo Suárez a la Justicia

El ex titular del SOMU padece problemas de salud y su abogado solicitó autorización para que se realice estudios en el Sanatorio Finochietto
El Canciller - Comentarios

Desde su caída en desgracia, el ex titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), Omar “Caballo” Suárez, pasó casi más de 450 días preso en el penal de Marcos Paz. Gracias a la decisión del juez Luis Rodríguez, ahora permanece bajo arresto domiciliario en una mansión de Olivos, valuada en un millón de dólares, debido a problemas de salud que padece. Su abogado Carlos Broitman le solicitó a la Justicia que se lo autorice a realizarse una serie de exámenes médicos en el Sanatorio Finochietto: “El juez va a mandar a un médico del cuerpo médico forense para que autorice los estudios”, aseguró su representante legal y la medida puede configurar el segundo logro judicial de Suárez en menos de una semana.

La mansión de la calle Entre Ríos, a tres cuadras de la quinta presidencial, está valuada en un millón de dólares. Cuenta con cinco cuartos, quincho, parque, doble entrada de garage y una pileta climatizada. “La dueña de casa es la hija del Caballo Suárez, María Lorena, empleada de una librería con un sueldo de 30 mil pesos”, aseguró la periodista Mercedes Ninci en Mitre Informa Primero.

Según su letrado, Suárez debería concurrir al Sanatorio Finochietto para realizarse una batería de estudios, que incluso puede desembocar en una colonoscopia. El sindicalista está acusado de asociación ilícita, extorsión y defraudación. Si se concretase el pedido, sería la segunda noticia favorable en menos de una semana.

800 dólares y Canicoba Corral

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral, a quien “Caballo” Suárez señaló de haberle pedido una coima para excarcelarlo en el 2016, veranea, como la mayoría del establishment político-empresario-judicial, en Punta del Este. Según reveló el diario Clarín, el magistrado alquiló una casa en José Ignacio que cuesta 800 dólares por día, es decir unos $14960 según la cotización oficial. Sin embargo, Canicoba se desmarcó: “La que alquila la casa es mi esposa como lo hace desde hace más de diez años”.