Uber sacudió el mundo del transporte al tomar la delantera con una iniciativa que integrará a distintos medios de transporte urbano y que ya se aplica en 22 países como Grecia, Canadá y Australia y en ciudades de la región como Santiago de Chile y San Pablo.

La empresa de movilidad anunció que los taxistas del AMBA podrán registrarse en la aplicación y ofrecer viajes en forma independiente bajo los mismos criterios que los conductores particulares.

Por el momento, abrirán el registro de inscripciones y, una vez logrado un volumen suficiente para responder a la demanda de alrededor de 2 millones de usuarios, se pondrá en marcha el servicio.

La propuesta de Uber es una jugada importante para destrabar la discusión con el sindicato de peones de taxis, conducido por Omar Viviani, y al mismo tiempo amplía la gama de opciones para movilidad en el principal tejido urbano del país. 

Desde la empresa entienden que el nuevo servicio aportará también mayor tecnología y seguridad para taxistas y pasajeros.

En ese sentido, como parte de un mensaje general, en Uber resaltan que su objetivo es que el usuario tenga libertad de elegir y no competir contra uno u otro medio de transporte.

Para los conductores particulares que están registrados en la aplicación, la empresa augura que el nuevo servicio brindará mayor tranquilidad al poner fin a la disputa callejera con otros medios de transporte que a veces -en casos extremos- ocasionaba la competencia por un pasajero.