Después de un día de clima adverso, los servicios de rescate de Guernsey retomaron la búsqueda del avión en el que viajaba el futbolista argentino Emiliano Sala, vendido del FC Nantes (Francia) al Cardiff (Inglaterra). El avión privado desapareció cerca del canal de la Mancha, en el mar atlántico, pero perdió la comunicación y se desconoce su paradero.

Este miércoles, la búsqueda se está realizando en una zona precisa en la que, según las autoridades de los servicios de rescate, hay mayores probabilidades de encontrar algo. El avión, un monomotor desapareció de los radares a las 17.20 (hora argentina) del lunes.

Los rescatistas que están a cargo de operativo deslizaron cuatro hipótesis respecto de lo que pudo haber pasado con el avión y en torno a las cuales se está enfocando la búsqueda:

Antes del despegue, el jugador se comunicó con amigos para expresarles su temor por subirse a la avioneta: "Estoy acá arriba del avión que parece que se está por caer a pedazos y me estoy yendo para Cardiff. (...) Si en una hora y media no tienen novedades mías, no sé si van a mandar a alguien a buscarme porque no me van a encontrar pero... ya saben. ¡Papá! Qué miedo que tengo...", fueron las palabras del santafesino de 28 años.

El delantero había jugado desde sus inicios en Francia, país al que migró proveniente de Argentina cuando aún militaba en las categorías inferiores. En las últimas temporadas, su rendimiento había dado un salto exponencial y él se ubicó entre los primeros lugares de la tabla de goleadores. Para escapar de la zona de descenso, el Cardiff decidió desembolsar la cifra récord de 17 millones de euros para hacerse con el jugador.