Cristina había permanecido en silencio mientras el actual gobierno afrontaba la crisis cambiaria que llevó al dólar a los $25. La senadora por Unidad Ciudadana (partido ya disuelto, ahora de nuevo FPV) sigue los consejos de un nuevo asesor del estilo de Jaime Durán Barba. Se trata del catalán Antoni Gutiérrez-Rubí.

El informe de CFK

"Es esencial entender el verdadero rol del FMI como prestamista de última instancia que, cuando lo hace, impone programas económicos de ajuste bajo el eufemismo de condicionalidades, que impactan negativamente en el desarrollo económico y social de los países”, escribió Cristina.  "No se conoce un sólo país en el mundo que haya aplicado programas de este organismo y que haya mejorado su situación económica y social. Por el contrario, el resultado ha sido siempre marcadamente negativo", agregó.

Además, la ex presidenta enumeró logros de los doce años del gobierno anterior. En ese sentido, recordó que el país tuvo su deuda más baja en relación al PBI, pese a que "Néstor Kirchner asumió con el mayor default de deuda soberana de la historia del mundo sobre su espalda". "A los dos años y medio de gestión, Néstor Kirchner había reestructurado el 76% de la deuda externa defaulteada y pagado íntegramente la deuda de la Argentina con el FMI, permitiendo así al gobierno, comenzar a desarrollar una política económica con autonomía nacional en la toma de decisiones", sostuvo en la nota que fue publicada en el sitio El Cohete a la Luna que dirige Horacio Verbitsky.

"Tras dos años y medio de gobierno de la Alianza Cambiemos y pese a los discursos "optimistas” de Mauricio Macri, sus funcionarios y los medios de comunicación; los mercados financieros, advirtiendo la inconsistencia, en el mediano plazo, del modelo económico de endeudamiento y especulación, decidieron retirarse de la Argentina provocando la corrida cambiaria que desembocó en la vuelta al FMI".?

"El gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos parte de antiguos prejuicios sobre los gobiernos nacionales, populares y democráticos, a los que define como populistas. Como todo prejuicio, carece de racionalidad y sólo obedece al campo de lo cultural-emocional”.

"Bajo este banal marco de análisis, caracteriza al gobierno anterior como un gobierno "no amigable” con el mercado y de "malos modales” para con los empresarios, considerando que, si se hace todo lo que solicitan los distintos actores de la economía, se creará un clima virtuoso de negocios que favorecerá el crecimiento de la actividad económica”.