La empresa estatal Aerolíneas Argentinas debió cancelar este lunes 371 vuelos debido al paro de 24 horas que llevará adelante durante la jornada el gremio aeronáuticos. Los trabajadores le exigieron la ministerio de Producción y Trabajo -a cargo de Dante Sica- que dictara la conciliación obligatoria en la discusión salarial.

Se estima que unos 40 mil pasajeros se verán afectadas por la reprogramación de los vuelos cancelados. Mientras que los aeronáuticos piden un aumento salarial acorde a la inflación de 2018 -que rondará el 50%-, el oficialismo muestra los rojos fiscales que generan los balances de Aerolíneas.

Hace cuatro días, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich advirtió que la aerolínea estatal está "técnicamente quebrada”. En ese sentido, el funcionario detalló que los sueldos de la empresa fueron pagados gracias a subsidios que giró el estado nacional.

La empresa aérea recibió 380 millones de dólares de subsidios en 2016, 180 en 2017 y este año suma otros 197 millones. En el marco del ajuste generalizado que pregona el Gobierno, los datos fiscales de la empresa marchan en sentido contrario. En tanto, un informe según Clarín llegó a Mauricio Macri detalla que la aerolínea estatal tiene los peores índices de productividad de la región.

La medida de fuerza del lunes fue anunciada la semana pasada, cuando fueron suspendidos 376 empleados agrupados en Sindicatos Aeronáuticos Unido sque participaron de una asamblea de 11 horas el pasado 8 de noviembre, lo que provocó la suspensión de unos 258 vuelos.

En un comunicado, la empresa remarcó que "los pasajeros afectados ya tienen disponible la posibilidad de cambiar sus pasajes por otras fechas o destinos durante un lapso de 30 días, a través de la misma vía por la cual los compraron. También podrán reclamar el reintegro de las sumas abonadas".