A pesar de los conflictos entre el Gobierno nacional y el Campo por las retenciones, la liquidación de la soja y el predio de La Rural, el gobierno de la provincia de Buenos Aires, a través del Banco Provincia, continúa otorgando créditos blandos a los productores agrarios que se vieron afectados por la sequía de este año. Se contempla que los fenómenos climáticos significaron una pérdida de us$7500 millones.

Lanza la Provincia nuevos créditos blandos al Campo para enfrentar la sequía

Además de los 230 préstamos por casi 170 millones de pesos, el Banco Provincia anunció un nuevo aumento del fondeo de créditos blandos a baja tasa para los afectados por la sequía. El mismo será de $200 millones podrá ser solicitado tanto por productores como contratistas rurales. "Ya otorgamos más de 230 préstamos pero todavía quedan muchos afectados sin financiación y es justo que tengan la ayuda del Banco y del gobierno provincial", explicó el titular del Bapro, Juan Curutchet.

El financiamiento para los productores afectados por la sequía se da a través de esta línea que cubre la recomposición de capital de trabajo con tasas que no superan el 15% anual, hasta en 48 meses de plazo y con 24 meses de gracia para el pago de capital.

"Desde la banca pública provincial estamos muy activos en la asistencia a los productores para que puedan recomponer su capital de trabajo e invertir de cara a la campaña fina que está comenzando", expresó Curutchet, en tanto que agregó: "La gobernadora María Eugenia Vidal siempre nos pide que estemos cerca de los productores, pero sobre todo cuando más lo necesitan".

En 2017, el Bapro otorgó más de 500 créditos bajo la misma modalidad por 200 millones de pesos para los productores damnificados por las inundaciones. El monto máximo que podrá pedir cada productor será un millón y medio de pesos a una tasa de 15% anual.