El Satélite Argentino de Observación con Microondas Saocom 1A ya está en órbita. La nave, que pesa tres toneladas y mide cinco metros de alto, se utilizará para proveer datos en cualquier condición meteorológica, tanto de día como de noche, a través de microondas en banda L, características que le otorgan capacidades de observación especialmente útiles para prevenir catástrofes naturales.

Emergencias climáticas, agroindustria y medioambiente: las claves del satélite Saocom 1A

Pero una aplicación clave que tendrá el satélite será la de realizar mediciones importantes para la agricultura argentina. El mismo podrá medir la humedad del suelo, los índices de vegetación y control de plagas. De esta manera, servirá para aumentar la capacidad de predecir cambios climáticos para la actividad agroindustrial.

Emergencias climáticas, agroindustria y medioambiente: las claves del satélite Saocom 1A

En tanto, tendrá aplicaciones hidrológicas, costeras y oceánicas; aplicaciones en nieve, hielo y glaciares; y en estudios urbanos, de seguridad y defensa. El desarrollo y la construcción estuvo a cargo de CONAE, junto con numerosas empresas de tecnología e instituciones del sistema científico-tecnológico nacional, entre las que se encontraron INVAP, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), y la firma VENG.

El secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, expresó que la puesta en órbita del satélite argentino Saocom es "una clara señal para el futuro del país", tras participar del lanzamiento del aparato en la noche de ayer en California, Estados Unidos.

"El Saocom 1A es una comprobación más de la enorme capacidad del sistema científico-tecnológico argentino, sino también una clara señal para el futuro del país", concluyó Barañao.