Casi de manera exclusiva, el abanico sindical se unirá por un día para marchar contra el Gobierno del presidente Mauricio Macri. A través de un nuevo paro general, las entidades gremiales pedirán un cambio de rumbo en las políticas económicas y manifestarán su rechazo al acuerdo entre el oficialismo y el Fondo Monetario Internacional que preside Christine Lagarde. Desde la CGT al moyanismo, todos se suman a la lucha contra Cambiemos.

Gremios moyanistas y kirchneristas, movimientos sociales y agrupaciones políticas opositoras movilizarán este lunes a Plaza de Mayo para protestar contra la administración de Mauricio Macri. Las manifestaciones del lunes iniciarán un ciclo de protestas que se extenderán durante toda la jornada del martes. Las 36 horas seguidas de protestas contra el Gobierno tienen como objetivo mostrar la unión sindical al menos en lo referido a la oposición a las políticas económicas de Macri.

En la previa de la cuarta huelga general contra el macrismo, Pablo Moyano advirtió que el 25-S será "uno de los más grandes de los últimos años". "Rechacen esto porque nos va a traer más hambre, más ajuste, más represión y más flexibilización laboral", agregó.

Desde Moyano a la CGT: une fuerzas el sindicalismo y avanza el cuarto paro general

Los docentes agrupados bajo el sindicato de Roberto Baradel -Suteba- también se sumarán a las manifestaciones. De esta manera, los estudiantes de la provincia llegarán al récord de 22 días y medio con inconvenientes en el dictado de clases por problemas gremiales. En 2014 hubo 20 y en 2017, 17. El gobierno bonaerense evalúa extender el ciclo lectivo para compensar la pérdida de clases del alumnado.

"Suteba adhiere y convoca al Paro Nacional de 36 hs. resuelto por la CTA y otras centrales de trabajadores, que se desarrollará desde el lunes 24 al mediodía hasta el martes 25 a la medianoche”, anunciaron mediante un comunicado.

La CGT, acusada de transigente por parte de los sectores gremiales más combativos, no adelantó cuál será la hoja de ruta sindical una vez finalizado el paro. De todos modos, Juan Carlos Schmid, uno de los integrantes del triunvirato, advirtió: "Si el Gobierno no tiene un plan B, lo del martes será solo el principio de un plan de lucha más profundo".

Durante el paro, la central obrera, junto con las otras ramas del sindicalismo, exigirán al Gobierno que decrete un plan antidespidos tanto para el sector público como para el privado. La alternativa ya había sido rechazada previamente por la cartera de Trabajo que preside Jorge Triaca (ahora Secretaría). En las últimas semanas, el Estado también achicó la cantidad de trabajadores en línea con la reducción del déficit que planteó el FMI.

En tanto, la compañía estatal Aerolíneas Argentinas señaló que debido "a causas de fuerza mayor" se procedió a cancelar todos los vuelos para el martes 25 de septiembre y, asimismo, anunció que adelantará los vuelos de este lunes entre las 20.00 y las 23.59. Además, puso a disposición la posibilidad de devolver los pasajes. Para ello, sostuvo que "quienes deseen devolver sus tickets, podrán hacerlo a través del mismo canal que utilizaron para la compra".

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, pasará los dos días críticos a 8500 kilómetros de las protestas. El mandatario se encuentra en Nueva York para dar un discurso ante la ONU, reunirse con inversores y titulares bancarios estadounidenses, obtener una nueva foto con Donald Trump y cerrar la letra chica del nuevo acuerdo de financiamiento con el FMI.