Después de una tensa reunión, no hubo acuerdo entre las Cámaras de laboratorios con el PAMI para que no faltasen medicamentos para los jubilados. Tras la devaluación que se produjo en los últimos meses, los laboratorios se presentaron a la entidad de salud pública para desechar el acuerdo que habían firmado a comienzos de este año, en el que se comprometían a no subir de manera desmesurada los precios de los medicamentos y así evitar faltantes de remedios para los mayores.

Los laboratorios extranjeros aceptaron el nuevo acuerdo que presentó el Gobierno, pero los nacionales siguen sin arreglar. Por ende, vuelve el riesgo de la falta de medicamentos para los mayores en las farmacias. El pedido de los laboratorios es que, debido a la mega devaluación del peso argentino, necesitán aumentar los precios para no trabajar a pérdida.

En Casa Rosada, todas las miradas están focalizadas en reducir a cero el déficit fiscal, primer y único mandamiento del presupuesto 2019 que el oficialismo busca aprobar en el Congreso. En ese sentido, el ministro Nicolás Dujovne pasa el lápiz rojo por todos los lugares por los que el gasto se pueda recortar. Pero, más allá de las comas que pueda cambiar su equipo, el presidente Mauricio Macri advierte que el tumor del gasto argentino está en el sistema previsional.

Como las jubilaciones no se pueden tocar, el atajo del Gobierno está entre los servicios que reciben los mayores: bajar los subsidios de algunos medicamentos y establecer reducciones de gastos en el PAMI. Al día de hoy hay nueve millones de jubilados en la Argentina, de los cuales más de la mitad cobran sólo $8700 mensuales (unos $290 por día) que solo alcanzan para cubrir gastos de vivienda.

La gestión del PAMI es el principal centro de críticas de los jubilados (cuenta con 4.800.000 afiliados, entre jubilados, discapacitados y pensionados), quienes denuncian falta de medicamentos que antes eran gratuitos y eliminación de prestaciones médicas. En septiembre se realizaron varias marchas frente a sedes del PAMI en reclamo de estos sucesos. En tanto, las farmaceúticas también se quejan del programa de atención médica del estado y aseguran que con el PAMI "trabajan a pérdida" desde que comenzó el año.

El Gobierno admite que los ingresos de los jubilados son bajos, pero refuta que haya que subirlos con otros datos. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, manifestó en diálogo con Luis Novaresio que "Argentina cuenta con un sistema de protección integral para los jubilados que no tiene ningún otro país”. En el mismo sentido, remarcó que la pobreza entre los jubilados es de 4%, mientras que entre los menores de 14 años es de 48%.