La Oficina Anticorrupción inaugura ahora la etapa final en un juicio clave para la suerte de Amado Boudou. La causa Ciccone, con sus idas y vueltas, se acerca a una primera definición. Está claro que una condena podría complicar al ex vicepresidente pero no estará firme hasta que la revise la Cámara de Casación.

La OA, a cargo de la macrista Laura Alonso, es querellante en la causa y en los pasillos tribunalicios ya se descarta que en el alegato de hoy pedirán una condena para Boudou y su socio José María Nuñez Carmona. En el juicio están involucrados, además, el supuesto testaferro (y arrepentido) Alejandro Vandenbroele, Nicolás Ciccone, Rafael Resnick Brenner y Guido Forcieri.

En la causa están comprometidos Alejandro Vandenbroele, Nicolás Ciccone, Rafael Resnick Brenner y Guido Forcieri

Después de la OA, será el turno de la Unidad de Información Financiera mañana y la Fiscalía deberá alegar el próximo 5 de junio. Las defensas comenzarán sus exposiciones el 19 de junio. Con ese cálculo, el veredicto podría darse antes de la feria judicial (lo que coincidiría con la final del Mundial) o en agosto.

El juicio comenzó el año pasado. En el medio, Boudou estuvo preso, Vandenbroele se arrepintió, Amado salió y fue padre y cambió de abogados hace unas semanas. Los que tendrán que defenderlo y sostener que nunca tuvo un interés particular en la situación de Ciccone ni intercedió para quedarse con la compañía son Alejandro Rua y Graciana Peñafort.