La comisión bicameral del Salón Illia que tiene al ministro de Defensa, Oscar Aguad, se transformó en un interrogatorio de los familiares de los 44 tripulantes desaparecidos en el ARA San Juan. El funcionario optó por remarcar que el Gobierno hizo todo lo posible para hallar al submarino, en tanto, los allegados de la tripulación le reclaman el abandono de la causa.

El ministro afirmó que se gastaron 780 millones de pesos en la búsqueda del submarino. Además, para dar respuesta a los intensos reclamos de las familias, Aguad subrayó que están en proceso de contratación de Hugo Marino, el venezolano que promete encontrar el navío en menos de 100 días a cambio de casi cuatro millones de dólares.

En su explicación, Aguad remarcó que el ARA San Juan no estuvo a pocos kilómetros de las islas Malvinas, tal como indicaba uno de los informes confidenciales de la Armada que se filtró. Según aclaró el ministro, se trató de una longitud equivocada escrita en una hoja que debía ser arrojada a la basura pero fue incorrectamente sumada al informe.

"Lo más cerca que pasó fue a 100 millas náuticas, 185 km de distancia, dentro del área económica exclusiva de la Argentina y muy lejos de un área exclusiva", explicó Aguad respecto a la cercanía entre el ARA San Juan y las Malvinas.

En un clima de tensión creciente, el ministro resaltó los esfuerzos realizados para dar con el submarino y justificó la declaración en la que sostuvo que los tripulantes habían fallecido. "Yo dije que no había condiciones de vida (para los tripulantes). Sé que duele y es terrible decirlo, pero es así. A mi también me encantaría saber que están vivos, que los podemos encontrar", expresó.

Los familiares presionaron por la contratación de Marino ya que, si bien Aguad remarcó que sería contratado, no dio ningún plazo para hacerlo. El ministro respondió que la misma se efectuará pronto, pero no sabe con detalles del día en que ocurrirá.