Julio De Vido, ex ministro de Planificación Federal, está detenido hace casi un año en la causa en la que se desviaban miles de millones de pesos en el corazón de la empresa Yacimiento Carbonífero de Río Turbio. Hoy, la Justicia le dio un nuevo golpe y ordenó allanamientos a sus propiedades por supuesto enriquecimiento ilícito.

El expediente por enriquecimiento ilícito incluye a gran parte de la familia De Vido. En el marco de la investigación patrimonial ordenada respecto de Julio Miguel De Vido, Alessandra Minnicelli y su núcleo familiar íntimo, la causa sumó nuevas siete caras en la causa.

Se procedió al registro de los domicilios que actualmente estarían vinculados a los investigados, "exceptuando aquellos que están alquilados a terceros o deshabitados".

Al igual que ocurrió con la expresidenta Cristina Fernández, las críticas de su defensa estuvieron centradas en una presunta puesta en escena. Sin embargo, en Comodoro Py aseguraron que buscaron obtener "evidencias, objetos, bienes, dinero y documentación”.

A esta investigación se suma ahora la denuncia del encargado del edificio donde vivía Julio De Vido, quien dijo que el ex ministro hizo sacar de su departamento, en el décimo piso de Avenida Libertador al 2200, entre otras cosas, "tres enormes cajas fuertes”.

Las mismas cajas fuertes que habían sido ingresadas, según el encargado, "unos diez años atrás”. El juez Luis Rodríguez hizo lugar al pedido de la fiscal Alejandra Mangano, quien solicitó que esta nueva acusación se unifique con dicho expediente, que investiga el período desde 2003 a 2015.

De Vido es el ministro que más poder tenía durante la gestión del kirchnerismo y controlaba, entre otras cosas, todo el dinero que se destinaba a la obra pública. Hoy, todo lo que pertenecía al exfuncionario de Cristina está en el ojo de la tormenta.